fbpx
Salud

Dolores de crecimiento ¿Qué son?

  • ¿Tu hijo se queja de dolores en las piernas antes de dormir o se despierta en mitad de la noche con dolor?, pueden ser dolores de crecimiento…

Los dolores del crecimiento no son un padecimiento patológico pero si pueden ser fuertes y molestos. Suelen presentarse entre los 3 y los 5 años de edad y luego entre los 8 y los 12 años. Estos dolores son comunes en las piernas en muslos por arriba de las rodillas y en espinillas, en una o en ambas piernas.

Los síntomas se presentan por la noche y desaparecen por la mañana. Si duele, los niños pueden llegar a llorar por las molestias. A veces los dolores despiertan a los niños durante la noche. Estos dolores de crecimiento no presentan ningún otro síntoma adicional al dolor, es decir: si acaso hay inflamación o sensibilidad en las articulaciones, fiebre, sensación o necesidad de cojear o debilidad, puede existir una afección médica más grave y debe acudirse al médico.

Estos métodos pueden ayudar a sentir alivio:

  • Masaje corporal en la zona adolorida
  • Aplicar calor y/o frío según tolerancia y algún aceite esencial como romero
  • Realizar estiramientos y flexiones suaves hasta que el dolor pase

Si usas cualquiera de lo anterior el niño no debe reaccionar de manera exagerada, los dolores de crecimiento no están acompañados de sensibilidad, debe tolerar y sentir alivio con el contacto. Los dolores normales del crecimiento son dolores musculares, no son un dolor por inflamación de las articulaciones. La sensibilidad excesiva en las articulaciones o una reacción dolorosa aún al contacto suave, son señales de que debe contactar al pediatra. Es muy importante no administrar ningún tipo de medicamento si no hay supervisión médica.

Los dolores musculares también pueden deberse a una actividad física extrema que el niños haya tenido en el día: correr, bicicleta, nadar… 

Existen padecimientos que se pueden confundir con dolores del crecimiento, por ello es bueno conocer sus síntomas.-

  • Artritis juvenil: tiene síntomas que incluyen cojeo persistente, inflamación de los tobillos, muñecas y otras articulaciones, letargo y dolor en las articulaciones. 
  • Enfermedad de Lyme (una enfermedad transmitida por las garrapatas), importante estar pendientes de mordidas de garrapatas o garrapatas incrustadas en la piel de los niños.
  • Raras enfermedades o afecciones, incluyendo lupus, escleroderma, fibromialgia y otras, todas las que suscitarán la referencia a un especialista si es necesario.

Recuerda que escuchar a los niños es importante, poner atención a lo que sienten y nos comunican puede hacer que siempre estén atendidos de manera adecuada.

Te puede interesar:

La fiebre en los niños

Virus de coxsackie ¿qué es?

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA