fbpx
Embarazo

Depresión Materna, la sombra que sufre la nueva madre en silencio

  • Depresión materna, depresión post-parto o baby blue, es una condición que sufren 1 de cada 6 mujeres de acuerdo a cifras reveladas por la OMS. Es una enfermedad que desafortunadamente carga con un estigma, por lo cual muy pocas mujeres – o sus familias- la toman en serio.

Los nervios de la nueva rutina cuando llega el bebé, la incertidumbre, la nueva dinámica de pareja, las hormonas o un físico en recuperación, cualquiera de estas situaciones o un poco de todas puede causar depresión durante los primeros días en que llega el bebé. Y si bien es algo que sucede con frecuencia no se trata con el cuidado con el que se debería tratar.

Recuerdo perfectamente cuando nació mi primer bebé, todos los temores del dolor de parto o complicaciones desaparecieron cuando lo tuve en mis brazos y sus enormes ojos me vieron, su olor, el sentir su pequeña frente en mis labios, sus movimientos erráticos, todo era hermoso y perfecto.

El pasar de los días llegaba con nuevas preocupaciones, me cuestionaba constantemente si lo estaba haciendo bien, no me rendía el tiempo, y mi casa siempre estaba hecha un desastre. Mi casa y mi persona, cuando me miraba al espejo era siempre con uno de mis 3 pantalones que no eran de maternidad que me entraban, me tenia que cambiar de blusa mínimo unas tres veces al día, mi cabello estaba más seco que nunca, mi piel tenía barritos y una manchas que antes no estaban ahí. Era de verdad una pesadilla.

Miraba mis fotos de un año anterior y no reconocía que la mujer del espejo fuera esa atractiva chica de las fotos. En mi primer control ginecológico le comenté a mi doctora sobre cómo me sentía, ella me recomendó unas lecturas, y ciertas acciones para no caer en depresión materna severa. Eran sencillas acciones que de verdad cambiaron por completo mis días, te las comparto por si hay alguien que las necesite:

  • Lo primero y más importante, habla en casa sobre tus sentimientos.
  • Mantente en contacto con amigos o familiares con los que te sientas cómoda, esa tía que se la pasa preguntándome porque sigues con esos kilos de más, obviamente no está en esa lista.
  • Salir y compartir con amigas o familiares que están en la misma situación; ósea con bebés. Así pueden hablar con toda tranquilidad y el sentimiento de apoyo las fortalecerá.
  • Compra un par de prendas con las que te sientas muy linda. No esperes a recuperar tu figura, eso toma tiempo, y es muy incomodo estar con ropa que no te favorece o queda. Ve por un par de vestidos vaporosos que sean prácticos, cómodos y lindos.
  • No hagas cambios drásticos a tu imagen, no te hagas ese corte pixie si siempre has llevado el pelo largo, o no lo tiñas de rubio platinado si siempre lo has tenido oscuro. Lo que SÍ puedes hacer es ir por un tratamiento hidratante y un corte que sea práctico y fácil de peinar.
  • Lleva un diario, en él apunta todas las cosas nuevas que hizo tu bebé o las que aprendiste ese día. Y termina con una frase de agradecimiento o simplemente escribe una palabra con carga positiva como Plenitud, o Felicidad. Te prometo que funciona.

Si los síntomas no ceden, el cansancio se torna en apatía, sientes ganas de llorar todo el tiempo, estás irritable y te arrepientes de como le hablas o tratas a los que te rodean, si has perdido interés en realizar tus actividades o estar con tu bebé, acude a tu médico inmediatamente y recuerda que la depresión maternal o post-parto no es tu culpa, a veces las hormonas y química cerebral son causantes de esos sentimientos. Lo más importante para tu familia es que estés bien, Atiéndete, ámate y todo estará muy bien.

Artículo AnteriorPróximo Artículo

Alojado en Next.LA