¿Deberían los recién nacidos dormir solos? La neurociencia dice que no

         
Por: Redacción
ANTECEDENTES

La respuesta fisiológica al estrés está orquestada por el sistema nervioso autónomo; la variabilidad de la frecuencia cardíaca (VFC) es una medida para cuantificar la actividad del sistema nervioso autónomo. La variabilidad de la frecuencia cardíaca está influenciada por el nivel de excitación, que puede ser cuantificado con precisión durante el sueño. El sueño también es esencial para un óptimo desarrollo temprano del cerebro. 

Esto se resume al ritmo cardiaco del recién nacido y a su regulación. Para investigar el impacto de la separación madre-bebé en los recién nacidos se midió la variación en la frecuencia cardiaca en 16 recién nacidos a término, todos de 2 días de edad durmiendo en contacto piel a piel con sus madres y durmiendo solos, durante 1 hora en cada lugar, antes del alta hospitalaria. El comportamiento del lactante se observó continuamente y se registró manualmente de acuerdo con una escala validada. Se registraron intervalos cardíacos y electrocardiograma continuo utilizando dos dispositivos independientes. La variabilidad de la frecuencia cardíaca (tomada sólo de los estados de sueño para controlar el nivel de excitación) se analizó utilizando un método wavelet.

Los resultados muestran un aumento de 176% en la actividad autonómica y una disminución del 86% en la duración del sueño profundo durante el sueño en separación en comparación del sueño en contacto piel a piel. 

La separación materno-neonatal se asocia con un aumento intenso en la potencia de la variabilidad de la frecuencia cardíaca, posiblemente indicativo de la excitación autonómica central ansiosa. La separación materno-neonatal también tuvo un impacto profundamente negativo en la duración del sueño. La separación materna puede ser un estresor que el recién nacido humano no está evolutivamente preparado para afrontar y puede puede no ser benigno.

Así el resumen es que los recién nacidos no están naturalmente para sobrevivir solos. Los bebés recién nacidos incluyendo los bebés de término, es decir, los que han nacido en la semana 39 de gestación en adelante, requieren ser cargados en brazos o tener contacto su madre para regular no solo el ritmo cardiaco, sino la temperatura corporal, el ritmo respiratorio y sus horarios de alimentación, todas funciones vitales para mantenerse en salud. 

Esto lleva no solo a considerar el contacto piel con piel sino el colecho y para ello la información es importante. Dormir cercano al bebé y con el bebé es lo mejor, no existe monitor que supere el con¡tacto mamá-bebé. La ciencia lo ha confirmado, los recién nacidos no deben dormir solos. 

Fuente y desarrollo: saludmentalperinatal.es / Nils Bergman

También puedes leer: 

Colecho: los niños necesitan dormir en la cama de sus padres por lo menos hasta los 3 años

Las mujeres necesitan dormir mas que los hombres (sabíamos)

Colecho: el arte de dormir con tu bebé