Cuando tu bebé se enferma por primera vez

Cuando tu bebé se enferma por primera vez es probable que ni siquiera estés preparada y no sepas qué hacer, esto provoca sentirnos ansiosos y preocupados. En caso de enfermedad, el amor de los padres es medicina también y la dosis la determinas tú. 

Existen padecimientos que dan síntomas y otros que no los dan, es muy importante confiar en tu instinto si crees que algo anda mal. No todas las enfermedades requieren ingresar a urgencias, pero muchas de ellas si requieren atención médica.



Mantener la calma y estar presente y atenta a los síntomas nos puede dar datos del estado de salud de nuestro bebé. El cuidado que damos a nuestro bebé la primera vez que se enferma nos enseña mucho para futuras ocasiones. Es muy importante no medicar al bebé, el bebé solo debe recibir los medicamentos que le sean recetados por un profesional de la salud.

Los síntomas comunes en los bebés y niños pequeños son: fiebre, diarrea, llanto, quejido al dormir, sueño interrumpido (cuando el bebé ya duerme varias horas seguidas), dormir demasiado, mocos y tos. 

Aún cuando la fiebre es un síntoma de varios padecimientos, es importante no ignorarla, sino acompañarla. La fiebre es un mecanismo de defensa natural del cuerpo que fortalece la salud. Cuando el bebé menor de 3 meses se muestra enfermo con síntomas de temperatura alta (hasta 38ºC), catarro o diarrea siempre es recomendable llevarlo al médico. Si el bebé es mayor de 3 meses, puedes evaluar llevarlo al médico si la fiebre no cede en 24 horas, si tiene moco espeso, dolor de oído, vómitos o decaimiento. Siempre será una señal de alarma que la temperatura suba a mas de 39ºC. 

Es muy importante permitir que el bebé duerma para que pueda recuperarse y también mantenerlo bien hidratado, si es lactante ofrecer el pecho a libre demanda y si ya es mayor a 6 meses, ofrecerle agua constantemente.

Siempre busca atención médica si la fiebre viene acompañada por cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para respirar
  • Vómito
  • Cuello rígido
  • Tos que haya durado más de una semana
  • Pesadumbre o debilidad en las extremidades
  • Irritabilidad, confusión, apatía o algún otro comportamiento que no sea normal en tu hijo.

Observar el vómito y la diarrea (color y consistencia) nos dan datos útiles para el pediatra, cualquier secreción corporal es importante de mencionar. Observa también otras señales como rigidez muscular, ojeras, manchas en la piel, cambios en la textura de la piel, todo es importante.

Un botiquín básico puede ser muy útil para tener en casa, puede incluir:

  • termómetro para bebés
  • solución salina en gotas
  • sobres de rehidratación oral
  • gel para dentición
  • curitas, gasas, algodón, microporo
  • arnica, gel antibacterial
  • repelente para insectos

Si el bebé ha estado inquieto por más de 24 horas a pesar de no mostrar síntomas, es recomendable llevarlo al médico. ten a la mano un directorio con contactos de emergencia y el teléfono de tu pediatra bien identificado. Procura elegir un pediatra cercano a tu domicilio y que esté disponible en horarios flexibles. Si tu bebé es lactante, la tetanalgesia siempre será un gran recurso para acompañar su padecimiento.

¡Tranquila! recuerda que nadie conoce mejor a tu bebé que tú. Besos, abrazos, compañía y atención pueden hacer que un bebé irritado se sienta mejor pronto o se recupere más rápido.

Encuentra más en: Comienzo Sano Vida Sana

Logotipo de Comienzo Sano Vida Sana

 

También te puede interesar:

http://www.mamanatural.tv/amamantar-a-un-bebe-enfermo-y-tetanalgesia-2/

Dolores de crecimiento ¿Qué son?

¿Sabes que hacer si tu bebé se cae?