Cuando la maternidad deja de ser romántica

Desde el momento en el que te enteras de que estás embarazada tu vida cambia para siempre. Sin embargo, para muchas esta nueva vida no es tan romántica y fantástica como la pintan.

Al hablar solamente de lo bueno de la maternidad, las mujeres que la están pasando mal creen que el problema son ellas, porque supuestamente a nadie más le ha pasado. También existen mujeres que, pese a querer y amar a sus hijos y la vida de madre, pasan por momentos difíciles y de depresión tanto pre como postparto. 

El Internet es muy duro si de diagnósticos se trata. Y para una mujer embarazada, depresiva y primeriza, es una constante ansiedad saber que puedes recaer. Si estás agotada, preocupada por estar haciendo bien las cosas, si tuviste un comienzo de la lactancia complicado. No eres mala madre, eres madre y punto.



El hecho de que se romantiza la maternidad sin describir que es también una etapa de muchos cambios y exigencias, en la que surgen miedos y situaciones estresantes. Es una etapa en la que aumentan las tareas de cuidado y la responsabilidad principal recae sobre la mujer. Esto no niega que la maternidad tiene un rol placentero.

Ese romanticismo de la maternidad para nada es real y en muchos casos es por diversos motivos, en mayor o menos medida, pero todas las madres experimentan cansancio, saturación, hormonas revolucionadas, miedo, baja autoestima por las secuelas físicas del embarazo, sentimientos encontrados, dudas, entre otros. La clave es la paciencia y el amor por tu hijo/a y saber que la mayoría de las complicaciones tienen solución.



Todas las mamás tienen su historia para contar, también muchas se reservan el sufrimiento para no sentirse juzgadas. Pero todo ello, es parte de la etapa de ser madre, un recorrido lleno de dudas e incertidumbres, así como de felicidad y amor, pues nadie nos prepara para vivir la vida, y menos para la crianza. Es un recorrido que con ayuda tu hijo verás los cambios y resultados, de eso se trata ser madre, equivocarse, sentirse frustrada algunas veces, pero al mismo tiempo hacer todo por tu hijo aun cuando tus miedos te invaden.



Staff

Staff

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email