¿Cómo saber si estás embarazada sin test?

Las antiguas Egipcias, las Griegas, las Romanas e incluso las Chinas, que evidentemente no tenían test de farmacia, ya se realizaban tests caseros de embarazo para salir de dudas ante una falta de menstruación. Hay algunas pruebas caseras de embarazo muy antiguas que, aunque no son 100% fiables, sí son curiosas de realizar.

El test de farmacia es muy rápido y fácil de realizar. Pero si quieres salir de dudas puedes probar algún test casero, aunque la fiabilidad es poca.



– Test del Aceite
Esta prueba casera de embarazo conocida por el test del aceite, es la más fiable, según dicen. Para realizarla sólo es necesario recoger la primera orina de la mañana, dejando que las primeras gotas caigan fuera. Puedes ponerla en un vaso de cristal y añadir dos gotas de aceite separadas una de la otra. Dicen que si se juntan, hay embarazo.

– Test del Vinagre
Se realiza de la misma manera que la del aceite pero echando una cucharada de vinagre y dejando reposar la mezcla 20 minutos. Si la orina cambió de color o le salieron burbujas, podría haber embarazo.

– Test de la Lejía
El test de la lejía se trata de mezclar ambos líquidos y, si la orina reacciona y le salen burbujas hay embarazo.

Estas pruebas se basan en que la hormona hCG reacciona ante este tipo de elementos. Pero, ojo, hay muchas más, si vas al baño y tomas pasta de dientes blanca y le añades unas gotas de orina, de nuevo hay quien cree que se puede conocer un embarazo si esta mezcla hace espuma.

También puede realizarse con jabón “lagarto” el de fregar de toda la vida. Debemos echarlo en un vaso donde hayamos recogido la orina, si al cabo de un rato, de nuevo vemos burbujas, hay embarazo. En cualquier caso, si quieres realizarlos, son test caseros de embarazo seguros y no dañinos, es tu decisión

Fuente: Guía Infantil