Cómo balancear tu salud con tu vida profesional

Las madres del siglo XXI enfrentan nuevos y complejos retos, hay que estar presentes en casa, educar a los hijos y además desarrollarnos profesionalmente.

Claro que la tecnología y las nuevas dinámicas familiares ayudan, pero lo cierto es que a veces, mamá deja en último lugar a mamá y esto afecta su salud.

El despertador suena a las 6:00 A.M., nos estiramos y ponemos los píes -y el cuerpo- fuera de nuestra deliciosa y acogedora cama, nos bañamos y comenzamos a despertar a todos los integrantes de la familia, entre cada llamado hay que maquillarnos, preparar desayuno, guardar la tarea de los pequeños que se quedó anoche sobre la mesa, y claro, todo esto tiene que pasar en menos de una hora para poder llegar a tiempo, eso si vives cerca de la escuela u oficina, si no hay que aumentarle una hora más al drama.



El carnaval no para ahí, cuando llegamos a la oficina después de descubrir una ruta por donde no hay manifestaciones ni cortes a la circulación, hay que atender los pendientes y sacar adelante el día. Y al salir del trabajo, si nuestro horario lo permite, pasamos por los hijos a la escuela o bien llegamos a la casa para ayudarlos con la tarea, levantar o ver que esté la casa en orden, cenar y tratar de desconectarnos de las preocupaciones para descansar. Este escenario se repite una y otra y otra vez.

¡Alto! Lo primero que tenemos que entender es que la vida es demasiado corta para estar atados a la rutina. Y lo segundo y no menos importante es que nuestro bienestar no se trata solamente de comer bien o comprarte el último multivitamínico, es apapacharte en todos los sentidos y cuidar de tu cuerpo, mente y espíritu.

Si eres una mami que trabaja, recuerda que lo primero eres tú, si tú estás bien tu familia lo estará. Cada día es una oportunidad para mejorar la manera en que hacemos las cosas. Así que las reglas cardinales para balancear tu vida profesional con tu salud son:

  • Aliméntate sanamente, no es cliché. La mayoría de las enfermedades son psicosomáticas y los alimentos nos ayudan a equilibrar nuestras emociones.
  • Haz ejercicio, el que tú quieras, no tienes que pagar una membresía carísima en un club o gym. Hay tutoriales o Apps muy útiles para todos niveles y gustos que puedes hacer en casa.
  • Medita, siempre es importante que te tomes unos minutos para relajarte, respirar, hacerte consciente de los latidos de tu corazón. Regálate esos minutos.
  • Utiliza agendas u organizadores, las abuelas decían “la tinta más pobre de color vale más que la mejor memoria”. Verdad absoluta, prioriza tus pendientes tanto de casa como de trabajo, esto te evitará estrés innecesario.
  • Haz pausas. Detenernos a contemplar nuestra vida y hacer siestas digitales te ayudará a ver las cosas con perspectiva. Recuerda disconnect to connect.
  • Ten rituales que alimenten tu espíritu, rezar, leer, cantar, agradecer o perdonar. Lo que sea que enriquezca tu ser.Lo más importante es que recuerdes que eres muy afortunada de ser TÚ y que eres la protagonista y heroína de tu vida.