Bienvenida

         
Por: Redacción

claudia lizaldi, madre de un precioso bebeHoy que soy Madre, viviendo la más hermosa experiencia de mi vida, pero al mismo tiempo la más exigente de todas, la que más puede enloquecer y deprimir y al mismo tiempo extasiar y nutrir a un ser humano, entiendo. Entiendo a mi Madre, entiendo a las madres, me conmueven las que no han contado con ayuda, las que han tenido que trabajar a diferencia de aquellas que quieren hacerlo.

Quiero parar y pensar en este anhelado momento, por casi todas las mujeres,  y hablar desde el corazón. Ser Madre más allá del rol, de lo que se supone que deberíamos hacer y conectar con aquello que nos nace hacer, amarlos, traerlos para todos lados, que nos respeten al hacerlo, que se aprecie a la mujer en su etapa de Madre como la Diosa que es. No es sólo hacer la vida dentro de tu vientre y entonces al momento del alumbramiento ya se acabo, estas haciendo a tus hijos cada día, con el ejemplo, con la compasión que les muestras, con tu presencia, con tu amor, amamantando…

Como mujeres hemos sido llamadas a participar de la vida de la forma más preciosa, pero necesitamos de una sociedad conciente que nos abraza durante toda ésta etapa, que nos respeta y nos cuida para lograr que estos hijos que hemos traído al mundo tengan a la mejor Madre posible, que ojo, no es la que no regaña y lo permite todo, ni la que no trabaja para estar siempre para sus hijos, la mejor Madre posible, es la mujer fuerte y frágil, llena de vida, feliz, libre, que puede entonces, desde ese lugar compartirse con sus hijos.

Es posible reinventar el rol de Madres, pero no puede ser desde afuera, esto que estamos necesitando lo debemos compartir para con otras Mujeres, tenemos que encarnarlo y entonces podremos salir a pedirlo.

Toda la información que encuentres en Mamá Natural tendrá esta intención, ser tu aliada, ser tu cómplice, estar para ti Mamá, abrazarte, acompañarte y crecer juntas ¡Bienvenida Mamá!

Claudia Lizaldi