Bebés ecológicos

Bebés ecológicos

Desde hace algunos años, con el auge de la preocupación de la población hacia el medio ambiente, han surgido diversas alternativas y propuestas que buscan mitigar los efectos negativos en el medio ambiente producidos por una variedad de actividades humanas.

El cuidado de los bebés tampoco se queda atrás. Ahora es común ver que las madres estén preocupadas por consumir productos para bebé que sean responsables con el medio ambiente. Esto es doblemente bueno, pues no sólo se reduce la contaminación y el derroche de los recursos naturales, sino que son una alternativa más sana para los bebés, lo que garantiza un óptimo y saludable desarrollo, tan importante en los primeros años de vida.

Un ejemplo son los pañales desechables, que están hechos de celulosa, lo que implica que se emplea materia prima obtenida de los árboles para su producción. Además de esto, para su fabricación son necesarios diversos elementos derivados del petróleo como polipropileno, polietileno, elástico, adhesivo y plástico, que son altamente contaminantes. Aunado a esto, una vez usado, un pañal tarda casi 200 años en descomponerse. Si, en promedio, un bebé usa 6 pañales al día, podríamos calcular que en sus dos primeros años de vida habría usado 4,380, lo que a su vez resultaría en 900,000 toneladas anuales, solamente hablando de pañales. Como podemos ver, algo que parecería tan común como el uso de los pañales en realidad tiene consecuencias trascendentales en el medio ambiente. Existen diversas alternativas, como pañales biodegradables; que tardan de 5 a 6 años en descomponerse o los pañales de tela; que son más amigables con el medio ambiente.

Las toallitas húmedas son muy prácticas para la limpieza de los bebés, pero también son muy nocivas para el ambiente; más porque muchas personas tienden a desecharlas por el inodoro. A diferencia del papel higiénico normal, éstas no se deshacen con facilidad y terminan bloqueando los sistemas cloacales o contaminando el mar. Para esto también existen muchas alternativas, como el algodón o toallitas de bambú, o reutilizables.

También existen muchos alimentos orgánicos que son benéficos para los bebés, pues aportan muchos nutrientes y no contienen pesticidas ni contaminantes. Entonces, seamos responsables con el medio ambiente; recordemos que al cuidar de la salud de los bebés con productos ecológicos estaremos ayudando a mejorar el mundo para ellos.

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic