Azúcar: cuidado con la cantidad de dulce que consumen los niños

Los dulces han sido utilizados por años como premio y recompensa para los niños, a todos les gustan, los abuelos muchas veces son los principales proveedores, es lo que los niños buscan en las fiestas infantiles, es lo que esperan cuando festejan Halloween, los dulces y su azúcar es algo que aparentemente se disfruta por su sabor, pero si analizamos un poco mas profundo nos daremos cuenta de que en realidad se trata de una adicción y de que lleva muchos tóxicos a nuestro cuerpo.

Lo dulce cuando es azúcar, causa adicción a su sabor y la sensación que nos otorga, sin contar con la enorme energía que les da a los niños al momento de comerlos, pero no todo es “bello”, el exceso de dulces puede ocasionar algunos padecimientos:



Gastritis, estreñimiento, dolor de colon, indigestión, vómitos y diarreas son solo algunas de las consecuencias que tiene el consumo ilimitado de los dulces. Cuando se trata de chocolate, no es cacao natural, a veces cada chocolate aporta en promedio 50 k/calorías, “lo que es equivalente a estar consumiendo 3 cucharaditas de azúcar aproximadamente”, señala Camilo Aburto, académico de la escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello.

“Este exceso de calorías provenientes del azúcar causa un impacto importante en el estado nutricional de las personas, generando una ingesta alimentaria mayor al gasto calórico provocando así, aumento de peso”, agrega el especialista.

La ingesta racional de estos productos es más que necesaria  y, definitivamente, no recomendable en niños con sobrepeso y obesidad.

Se aconseja preferir los chocolates con alto contenido de cacao natural y evitar los que estén fabricados con sucedáneos del chocolate, ya que son muy altos en grasas saturadas, azúcares, colorantes y saborizantes artificiales. Asimismo, optar por aquellos endulzados con sucralosa o estevia, que también son una buena alternativa para los pequeños que sufren de patologías como la diabetes tipo 1.

No debemos dar dulces a los niños en ayunas, ni los adultos deberíamos consumirlos, pues estos generan saciedad, por lo que si los niños los comen sin nada en el estómago, implicará que luego no querrán consumir los otros alimentos programados para el día y que les suministran los nutrientes, vitaminas y minerales que necesitan.

El ejercicio y y la práctica de alguna actividad física aeróbica, como caminar, correr o montar en bicicleta o la natación son necesarios en los niños,  así como el consumo de alimentos saludables.

Fuente y desarrollo: abcdelbebe

También puedes leer:

¿Por qué los niños prefieren los sabores dulces a los amargos?

Los peores 7 alimentos para desayunar e iniciar tu día