Aún con careta y mascarillas con válvula se puede propagar COVID 19

Un grupo de investigadores en Estados Unidos demostraron que aún portando caretas o pantallas faciales y mascarillas N95 con válvula se puede propagar el SARS-Cov-2.

El estudio llevado a cabo por científicos de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Informáticas de la Universidad Atlántica de Florida y publicado en la revista Physics of Fluids hizo demostraciones con agua destilada y glicerina para simular los aerosoles que se exhalan al toser o estornudar.



Con maniquíes a los que se les colocaron caretas y distintos tipos de cubrebocas e iluminación láser se puede observar que en el ensayo de un estornudo o tos el fluido inicialmente se contiene, pero conforme pasan los segundos se dispersa fuera de ambos artículos de protección.

En el resumen de la investigación se señala que aunque las autoridades sanitarias han recomendado distintos aditamentos para usar en espacios públicos durante esta pandemia, a la fecha no hay guías específicas sobre los materiales y diseños idóneos que deben de tener para que sean más efectivos al momento de evitar los contagios.

Los cubrebocas convencionales desechables (los azulitos), sostiene el estudio, “proveen una mínima capacidad para detener las gotas de aerosoles respiratorios más pequeños”.

Foto: Physics of Fluids

En cambio, los hechos en casa con varias capas de tela o los conocidos como N95 y bien ajustados resultan ser más efectivos en impedir la dispersión de gotas al reducir la velocidad y el rango de alcance. No obstante, no son infalibles, algunas fugas pueden registrarse a través de la tela y de los pliegues que no estén bien adheridos a la piel.

Foto: Physics of Fluids

 

En fechas recientes está creciendo la tendencia para que los cubrebocas desechables, los de tela y los quirúrgicos se vayan sustituyendo por protectores faciales del plástico transparente y cubrebocas con válvulas de exhalación.

No obstante, la investigación señala que hay una posibilidad de que el uso generalizado de estas alternativas “pueda tener un efecto adverso en los esfuerzos de mitigación”.

Las demostraciones hechas exhiben que aunque los protectores faciales o caretas bloquean el movimiento inicial hacia adelante del fluido, las gotas se mueven alrededor del visor con relativa facilidad y se extienden en un área grande dependiendo de las condiciones ambientales.

Por su parte, los cubrebocas con válvula de exhalación, expulsan una gran cantidad de gotas sin filtrar justo a través de la válvula, lo que reduce significativamente su eficacia como medio de control de contagios.

Foto: Physics of Fluids

Cabe hacer énfasis que todos los ensayos exponen potenciales circunstancias de contagio considerando que quien porte las caretas y distintos cubrebocas se encuentra bajo contagio de COVID 19.

Es importante mencionar, que la investigación señala que los estornudos y la tos sin cubrirse pueden alcanzar distancias mucho más amplias que el metro y medio recomendado entre personas.

Aquí puedes consultar las demostraciones con las caretas y los distintos tipos de cubrebocas publicados por la revista Physics of Fluids.