Asintomáticos sí contagian y mascarillas reducen carga viral de COVID 19

Las personas contagiadas de SARS-CoV-2 que no presentan síntomas tienen la misma carga viral que las que presentan mayor gravedad de la enfermedad.

Esto es lo que concluyó un reciente estudio publicado en la revista JAMA Internal Medecine y por tal motivo se hace imprescindible que el uso generalizado de cubrebocas.



En días recientes, se reportaron mensajes a través de Telegram en el que se afirma que la Organización Mundial de la Salud ha afirmado que las personas asintomáticas no transmiten el COVID 19, no obstante la propia OMS ha desmentido esto.

La investigación más reciente que refuta esta afirmación se llevó a cabo en Corea del Sur. Analizó mil 886 hisopos tomados de 303 personas que dieron positivo, todos jóvenes. De éstas, 193 eran sintomáticas y 110 asintomáticas.

En los primeros, tomó 19.5 días después de su diagnóstico para que arrojaran resultados negativos a la prueba y 17 días en los segundos. Esto revela que las personas asintomáticas son un foco de contagio importante. 

Foto: Noticias ONU

A su vez, en una investigación realizada por doctores de la Universidad de California y de la Universidad Johns Hopkins expone que el uso de mascarillas reduce la carga viral a la que estaríamos expuestos y en caso de contagio la enfermedad sería más leve o incluso asintomática.

El estudio publicado en la revista Journal of General Internal Medicine destaca que la exposición al SARS-CoV-2 sin consecuencias severas podría generar una inmunidad a nivel comunitario y reducir la propagación.

Es decir, este aditamento podría convertirse en un pilar para el control de la pandemia. La investigación arrojó tres tipos de evidencia: virológica, epidemiológica y ecológica.

De acuerdo con la primera, las mascarillas dependiendo del diseño y material filtran la mayoría de las partículas virales aunque no todas.

La evidencia epidemiológica indica que los altos índices de mortalidad se vieron al inicio de la pandemia y al parecer está asociado al poco uso de las mascarillas.

Como evidencia ecológica, el estudio destaca que las regiones que usan comúnmente los cubrebocas para el control de infecciones (Japón, Hong Kong, Taiwán, Singapur, Corea del Sur) no han vivido índices de severidad de la enfermedad y la mortalidad es baja.