Al salir de la primaria hay niños obesos y eso debe cambiar…

Al salir de la primaria hay niños obesos y eso debe cambiar… A pesar de los enormes avances que en general ha experimentado México en los últimos años, la desnutrición -por un lado- y la obesidad infantil -por otro-, siguen siendo un problema a solucionar en el país.

La desnutrición, que afecta de un modo significativo a la región más sur, y la obesidad, que lo hace en el norte, se extienden a lo largo de todo el territorio mexicano, poniendo de manifiesto la necesidad de aumentar los esfuerzos en promover una dieta saludable y equilibrada en todos los grupos de edad, con especial hincapié en niños, niñas y adolescentes.



En el grupo de edad de cinco a catorce años la desnutrición crónica es de 7.25% en las poblaciones urbanas, y la cifra se duplica en las rurales. El riesgo de que un niño o niña indígena se muera por diarrea, desnutrición o anemia es tres veces mayor que entre la población no indígena.

La otra cara de los problemas de nutrición lo conforma la obesidad infantil, que ha ido creciendo de forma alarmante en los últimos años. México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, y el segundo en obesidad en adultos, precedido sólo por los Estados Unidos. Problema que está presente no sólo en la infancia y la adolescencia, sino también en población en edad preescolar.

Datos del ENSANUT (Encuesta Nacional de Salud y Nutrición) indican que uno de cada tres adolescentes de entre 12 y 19 años presenta sobrepeso u obesidad. Para los escolares, la prevalencia combinada de sobrepeso y obesidad ascendió un promedio del 26% para ambos sexos, lo cual representa más de 4.1 millones de escolares conviviendo con este problema.
 
La principal causa a la que se apunta son los malos hábitos en la alimentación, que acaban desembocando en una prevalencia del sobrepeso de un 70% en la edad adulta. A largo plazo, la obesidad favorece la aparición de enfermedades tales como diabetes, infartos, altos niveles de colesterol o insuficiencia renal, entre otros. Actualmente, la diabetes es el mayor problema al que se enfrenta el sistema nacional de salud: es la principal causa de muerte en adultos, la primera causa de demanda de atención médica y la enfermedad que consume el mayor porcentaje de gastos en las instituciones públicas. La experiencia demuestra que una correcta alimentación previene los problemas de sobrepeso y obesidad.

Según registros la prevalencia de obesidad y sobrepeso, cuando los niños entran a primaria es de 9.7 %; uno de cada 10 que ingresan al sistema de educación pública en el nivel primaria presenta obesidad y sobrepeso. El problema es que cuando salen esa cifra llega casi a 40 %.

Subrayó que desde hace algún tiempo se cuida lo que se expende en las tiendas escolares, pero eso servirá de poco si afuera del plantel siguen vendiendo cualquier cantidad de cosas y los niños luego llegan a su casa y consumen más productos no saludables. La obesidad y sobrepeso son la principal causa de diabetes, y alertó acerca de que si este padecimiento se nos sale de control no hay dinero que pueda alcanzar para atender a los pacientes y sus complicaciones.

La epidemia de diabetes mellitus está en sus fases tempranas; puede crecer si no la contenemos, y la epidemia de sobrepeso y obesidad se encuentra en fase de ascenso. Necesitamos intervenir “Urge desacelerar el incremento de la obesidad y sobrepeso y así revertir la epidemia de enfermedades no transmisibles, particularmente la diabetes mellitus.

La diabetes ocupa el segundo lugar en las causas de mortalidad y muy probablemente pronto sea la primera, después de las enfermedades del corazón. Un estudio realizado por el Instituto Nacional de Salud Pública en 2015 en la CDMX con una muestra de mil 300 personas arrojó una prevalencia de 13.9 por ciento en mayores de 20 años y 17 por ciento con prediabetes; es decir, casi un tercio de la población adulta tenía niveles de glucemia fuera del establecido.