papás se tatúan marcas de nacimiento

Admirables papás se tatúan marcas de nacimiento de su bebé para ayudarla autoaceptarse

Hay marcas de nacimiento que evitamos mostrar; otras, las aceptamos tras una lucha dolorosa de autoaceptación. Pasamos por un estadio de vergüenza donde tememos ser rechazados o molestados por nuestro “defecto”. Basamos nuestra valoración propia en lo que dirá ese otro al que le damos el poder de definirnos.

Pero si empezamos a darle valoración a lo que somos por lo que somos, entonces aprendemos a vivir en el balance adecuado de nuestras necesidades de cercanía y aceptación. Es decir que, al darse a unx el poder de opinión a cómo unx debería verse o ser (y entonces volverse activo en nuestras decisiones), los demás se convierten en un circuito de retroalimentación pasiva. Ellxs están ahí, dan su opinión; nosotrxs, realizamos actividades que nos hace sentir cómodxs y plenxs.

Este mensaje puede transmitirse de “boca en boca”. Sin embargo, ¿qué mejor manera de hacerlo a través de acciones de empoderamiento?

Tanya y Adam Phillips

Tanya y Adam Phillips, padres de una pequeña niña de 18 meses de edad, decidieron demostrarle a su hija que, tal y como es, tiene los mismos recursos que todxs lxs demás a pesar de tener unas rojizas marcas de nacimiento a lo largo de su pierna derecha.

La manera en que estos padres decidieron transmitirle el mensaje fue a través de un tatuaje: ellos se apropiaron de las mismas manchas de su hija en sus respectivas piernas derechas. ¿El resultado? La felicidad de su hija.

Tanya y Adam Phillips