¿A qué se parece el amor para personas con distintos trastornos de ansiedad?

¿A qué se parece el amor para personas con distintos trastornos de ansiedad?

Ana María Arizti nos comparte esta colaboración que puede resultar de gran ayuda si vives o conoces a alguien que vive con trastornos de ansiedad…



La ansiedad es como una pequeña alarma dentro de nuestra cabeza que puede dispararse en cualquier momento sin aviso. Puede tener una causa o simplemente actuar de la nada, lo que la ansiedad complica de manera significante es nuestra vida social y nuestras relaciones más cercanas.

Cuando la ansiedad es un gran problema, algo que nos impide desarrollarnos, se puede reflejar directamente en nuestra relación de pareja, aquí hay algunos puntos para comprender un poco mejor como es una relación amorosa para alguien que sufre de trastornos de ansiedad:

  • Cada pelea es el fin del mundo:

Cuando nos vemos envueltos en una relación, en cualquier relación, el roce de personalidades amerita peleas o discusiones lo cual es normal; sin embargo, para una persona con trastorno de ansiedad cada pelea parece que vamos a morir en el intento. Si nuestra pareja discute con nosotros, por más simple que sea la discusión, sentimos que automáticamente nos dejará de querer, que el próximo acto será desecharnos y probar una vez más nuestros peores miedos.

  • Conocer personas es como saltar al abismo:

Para todos conocer a un posible pretendiente es emocionante y contiene algo de nerviosismo, tomando en cuenta que a los ansiosos se nos eleva “el nerviosismo” por los cielos. Pensamos en 300 posibilidades catastróficas a la vez, la ropa, nuestra forma de mirar, nuestra sudoración, si hablamos en el tono correcto. Pensamos en lo que vamos a decir próximamente, buscamos las palabras exactas y correctas. Es todo un ritual y mientras tanto, sentimos como nuestro corazón va a reventar.

  • Una ruptura nos hunde por completo:

Sea una relación desastrosa, o una relación que simplemente acabó “bien”, el miedo que tuvimos previamente a perder a esa persona, nos hizo perdernos a nosotros mismos. Para cuando la separación pasa, nuestra mente nos llena de culpabilidad y repasamos todo lo que pudo haber sido falla nuestra.

  • Siempre nos adelantamos

Nos adelantamos, Todo el tiempo, Pensamos en la causa y efecto de nuestras acciones en la otra persona, nos adelantamos en saber que toda (la relación) va a terminar en caos y desastre y el miedo puede hacer que incluso suframos la relación entera.

  • Nuestra ansiedad es culpable de muchas peleas

Nuestro miedo y pánico constante hace que nuestra pareja pueda no comprender y alterarse con el tiempo. Es importante hablar y entenderse entre sí, aunque muchas veces la otra persona no pueda ni quiera entender, simplemente no es merecedora ya que necesitamos a alguien que nos apoye, no que nos arrastre.

Es muy difícil sobrellevar la ansiedad en sus distintos tipos de trastorno, sobre todo cuando compartimos nuestra vida con alguien más. Es extremadamente difícil controlar todos nuestros pensamientos catastróficos, ya que no sólo nosotros dependemos de ellos, también nuestra pareja.

Por D.Ortega.

 Te puede interesar:

Tú y Él: la pareja después del bebé…

21 cosas que las parejas divorciadas dicen que habrían salvado su matrimonio