¿Sabes si tu rutina de ejercicios es balanceada?

IMG_7201

Para descubrir tu mejor cuerpo es esencial que cuentes con una rutina balanceada que incluya los siguientes elementos: ejercicios aeróbicos, ejercicios musculares, estiramientos, ejercicios de la zona media y ejercicios de equilibrio. 



Ejercicios Aeróbicos

El ejercicio aeróbico, también conocido como cardio o actividades de resistencia, es la base de la mayoría de los programas de entrenamiento físico. El ejercicio aeróbico hace que respires más rápido y más profundo, lo que maximiza la cantidad de oxígeno en la sangre. Cuanto mejor sea tu condición física aeróbica, tu corazón, pulmones y vasos sanguíneos transportan con más eficiencia el oxigeno por tu cuerpo. Una buena condición aeróbica también te permite realizar con más facilidad tareas físicas y completar desafíos inesperados como correr detrás de tu perro que se te escapo en el parque. 

El ejercicio aeróbico incluye cualquier actividad física que utilice grandes grupos musculares y que aumente tu ritmo cardiaco como caminar, trotar, andar en bicicleta, nadar y bailar. Intenta hacer al menos dos horas y media semanales de actividad aeróbica moderada o una hora a la semana de actividad aeróbica vigorosa preferiblemente distribuida durante toda la semana.

 

Ejercicios Musculares

Realizar entrenamientos musculares 2 veces por semana te puede ayudar a fortalecer tus huesos y músculos. De igual forma, si estás en un programa de pérdida de peso también te puede ayudar a mantener tu masa muscular durante el proceso. 

La mayoría de los gimnasios ofrecen diversas máquinas de resistencia, pesas libres y otras herramientas para el entrenamiento de fuerza. Sin embargo, no es necesario que pagues los altos costos de un gimnasio para obtener resultados. En tu casa puedes utilizar pesas caseras tales como botellas de refresco de plástico llenas de agua o arena. De igual forma puedes practicar ejercicios como los que te proponemos en InstaFit con tu peso corporal como lo son flexiones de pecho, abdominales, sentadilla, entre muchos otros. 

 

Ejercicios de la Zona Media

Los músculos del abdomen, la espalda baja y la pelvis – conocidos como los músculos de la zona media – ayudan a proteger tu espalda y a conectar los movimientos de la parte superior del cuerpo con los de la inferior. Contar con fuerza en tu zona media es clave para mantener una rutina balanceada.

Los ejercicios de la zona media entrenan tus músculos para que sujeten la columna y te permitan utilizar los músculos de tu parte superior e inferior con mayor eficacia. Entonces ¿qué cuenta como un ejercicio de la zona media? Cualquier ejercicio que utilice el tronco de tu cuerpo sin ningún apoyo, incluyendo los abdominales. 

 

Ejercicios de Equilibrio

Los ejercicios para mantener o mejorar el equilibrio son especialmente importantes para los adultos mayores, pues es comprobado que esta facultad se deteriora con el paso del tiempo. Incluir estos ejercicios en tu rutina disminuirán considerablemente las posibilidades de alguna caída o fractura. Para ejercitarte, intenta pararte en una pierna por cierto tiempo y ve incrementando el tiempo en la medida que tu equilibrio mejore. Actividades como el tai chi te pueden ayudar mucho en este aspecto también. 

 

Flexibilidad y Estiramiento

Los ejercicios de estiramiento son eficaces en el aumento de la flexibilidad, y por lo tanto te pueden permitir desarrollar con más facilidad las actividades que requieren de una mayor flexibilidad. El estiramiento también mejora el rango de movimiento de las articulaciones y promueve una mejor postura. Estirar regularmente puede incluso ayudar a aliviar el estrés. Por esta razón, las actividades de estiramiento y flexibilidad son una parte apropiada de un programa de actividad física.

Antes de estirar, calienta un poco caminando o haciendo tu ejercicio favorito a una baja intensidad durante 5 a 10 minutos. Mejor aún, estira después de hacer ejercicio, cuando los músculos están calientes y son más receptivos al estiramiento. Lo ideal es que cada vez que hagas ejercicio estires. Si no haces ejercicio con regularidad lo mejor es que estires al menos 3 veces por semana después del calentamiento para mantener tu flexibilidad. Realizar actividades como yoga también te pueden ayudar mucho en tu flexibilidad. 

¿Ya identificaste en qué aspectos puedes mejorar tu rutina? Recuerda que todas las rutinas en InstaFit cuentan con estás 5 claves que te ayudarán a descubrir tu mejor cuerpo en tan solo 10 semanas!

 

Danny

www.instafit.com.mx