Acceso para todos: Sendero de educación ambiental

izta

A partir del 2001 en el Parque Nacional Izta-Popo Zoquiapan se implementó el programa “Juntos por la conservación” a través del cual se han desarrollado diversas acciones de conservación, restauración y educación ambiental, por ejemplo, la conservación de bosques, programas de educación ambiental para comunidades aledañas y eventos de voluntariado para el acopio de residuos en la zona.



Además, se cuenta con módulos informativos para público general, donde pueden aprecia los servicios ambientales que el Parque proporciona. Uno de estos espacios es el módulo El Caracol, el cual es el primero en su tipo, al estar habilitado para personas con discapacidad motriz dentro de un Área Natural Protegida en México.

Este sendero forma un paseo en espiral frente a la zona conocida como Paso de Cortés. En el trayecto, que va de los 3,693 metros sobre el nivel del mar (msnm) a los 3,768 msnm se encuentran bancas para el descanso y el goce de la naturaleza.

Su forma de caracol permite observar el paisaje hacia los cuatro puntos y apreciar en todo su esplendor al Popocatépetl y la Iztaccíhuatl, así como los trabajos de restauración en la zona.

El Módulo recreativo El Caracol se extiende en una zona de poco más de una hectárea, en cuya zona se ha podido regular el uso recreativo que se venía dando en este sitio en forma desordenada.

Cuenta con miradores escénicos, fogatarios comunitarios, áreas para preparar y consumir alimentos, así como con senderos habilitados con bancas para el disfrute escénico del área y a lo largo del sendero se encuentran cédulas informativas con datos de las características del Parque, las especies de flora y fauna que lo habitan, así como los trabajos de conservación y restauración que se llevan a cabo en la zona.

Hasta la fecha alrededor de 22,371 personas han podido visitar esta hermosa zona del Izta-Popo, la cual representa caso de éxito  sobre cómo los espacios naturales al aire libre pueden ser fácilmente adaptados para permitir el fácil acceso y desplazamiento para personas con alguna discapacidad motora.

Una discapacidad no debe impedir que las personas puedan disfrutar de los espacios naturales que hay en nuestro país. Vivir la experiencia de sentirse rodeados de la naturaleza, su aroma, la textura de sus árboles y plantas, e incluso de la observación de la fauna local no deben ser negada a ninguna persona.

Es importante conocer este tipo de espacios que brinden la posibilidad de que personas con alguna discapacidad puedan disfrutar el convivio con la naturaleza.

 

*Contenido cortesía de Pronatura AC

pronatura