Los diagnósticos psicológicos solo limitan el enorme potencial de tu hij@ (VIDEO)

En las últimas décadas y como resultado de un proceso que se remonta a los siglos XVIII y XIX, la psiquiatría y la psicología fueron adueñándose del delicado ámbito de la subjetividad, tomando el lugar de jueces y dictaminadores de lo que una persona es, imponiendo etiquetas y diagnósticos a partir de las cuales, a causa de la enorme autoridad que se les concede, esa misma persona se configura a sí misma, limitando notablemente su enorme potencial.

En este video, elaborado por la organización The Citizens Commission on Human Rights, creada con el propósito de erradicar los abusos cometidos en nombre de los cuestionables “trastornos mentales”, se evidencia eso que puede suceder cuando un niño recibe un diagnóstico psicológico, la contraparte oscura de alguien que pude vivir toda su vida bajo la sombra de la depresión, el déficit de atención, la bipolaridad o cualquier otra denominación que en casi todos los casos acarrea poco más que frustración y otras emociones afines.



Las imágenes sin duda nos hacen reflexionar sobre la importancia que le otorgamos a saberes supuestamente especializados que, en el fondo, tienen otros propósitos propios, no necesariamente benéficos para el desarrollo de nuestros hijos.

Como escribió Shakespeare en Hamlet (IV, v): “Señor, sabemos lo que somos, pero no lo que podemos ser”.