El uso inadecuado de los analgésicos durante el embarazo puede tener graves consecuencias en el bebé

         
Por: Redacción

Consumo de analgésicos durante el embarazo



La Universidad de California, en EE.UU., encontró una posible correlación entre el uso excesivo de analgésicos durante el embarazo, y la incidencia tanto del trastorno de déficit de atención (con hiperactividad) como del trastorno de hiperkinesis. Mientras que el primero es un desequilibrio cerebral, provocando una constante falta de atención, irregularidades emocionales y motivacional, en ocasiones hiperactividad con cierta impulsividad; el segundo es un desorden un poco más severo que el TDA(-H).

El analgésico es entonces un medicamento que calma la sensación de dolor en el cuerpo. De acuerdo a la escalera analgésica de la OMS, existen tres tipos de analgésicos para tratar los diferentes niveles de dolor: el leve, el moderado y el severo.

De acuerdo con los mencionados estudios, donde se examinaron 64 322 casos de niños con aquellos trastornos, se sospecha que el uso desmedido del acetaminofeno, elemento del analgésico, es uno de los factores causantes de la irregularidad. La doctora Beate Ritz, investigadora en la UCLA, menciona:

Probablemente también hay componentes ambientales. En investigaciones con animales, se ha demostrado que el acetaminofeno es una hormona disruptiva, por lo que una constante exposición a cambios anormales de hormonas  durante el embarazo puede influir en el desarrollo cerebral del feto. […] Eso nos motivó a investigar las posibles causas ambientales que podemos evitar.

Los resultados, publicados en JAMA Pedriatics, explican que los riesgos se elevan a un 50% de probabilidad cuando las mujeres embarazadas han usado cualquier tipo de analgésico durante más de 20 semanas.

No obstante, recordemos que, aún si estos estudios demuestran la correlación entre los analgésicos y los trastornos de déficit de atención, los expertos en el tema reafirman que es necesario continuar con la investigación:

Los pacientes no deben asustarse si toman Paracetamol o Tylenol durante sus embarazos ni los doctores deben dejar de prescribirlos sólo por este estudio. No estamos diciendo que al tomar una sola pastilla, de pronto le provocarán a su hijo algún trastorno. Sólo eviten su uso crónico o prolongado.



¿Qué se puede hacer entonces?

Como lo mencionan los doctores, la cuestión es mantener en equilibrio el uso de estos medicamentos; aunque, si se considera que el dolor es severo, la mejor opción es preguntarle a un profesional de la salud. Recordemos que la automedicación no es una solución viable, y menos cuando tenemos otro ser vivo dentro de nosotras.