El estrés puede impedir que te embaraces

estres

El estrés es un fenómeno que experimentamos en el día a día: cuando vamos en el tráfico en retraso, cuando enfrentamos una situación traumática o estamos a la espera de los resultados de una prueba.



Es verdad que, por un lado, el estrés motiva enérgicamente a cumplir ciertas metas; sin embargo, al estar expuestos constantemente y en grandes cantidades a este fenómeno, tendemos a ir en picada tanto física como emocionalmente: tendemos a sentirnos débiles y cansados; con dolores de cabeza, de estómago, de espalda o cuello; requerimos más energía al acelerar el ritmo respiratorio (lo que puede inducir a un ataque de pánico o un estado de hiperventilación); pueden inflamarse las arterias coronarias, generando un paro cardiaco; el sistema digestivo deja de funcionar, provocando acidez, reflujo, nauseas, diarrea o constipación; pausa el deseo sexual, el ciclo menstrual se vuelve tanto irregular como doloroso, y hay un cese en la producción de espermatozoides; y finalmente, las defensas del sistema inmunológico bajan, haciéndonos vulnerables a infecciones como la gripa.

Además, de acuerdo con una nueva investigación en el tema, las mujeres que viven bajo una constante presión, pueden encontrar ciertas dificultades a la hora de quererse embarazar. Este estudio, publicado en el periódico Human Reproduction, se llevó a cabo a través de la observación de 400 mujeres quienes deseaban un embarazo; y de las cuales, el 29% sufrían altos niveles de estrés, y por ende de un alto nivel de la enzima alfa-amilasa en la saliva. Ese mismo porcentaje entraba en la categoría de “infertilidad”.

Estas-embarazada-practica-el-yoga-prenatal

Courtney Denning-Johnson Lynch, directora del Ohio State University Wexner Medical Center y autora de la investigación, comenta que: “Cuando piensas en la reacción ‘pelea o huida’, tomas en cuenta respuestas más agudas, pero muchas personas no saben si están bajo estrés crónico, incluso el cuerpo aprende a mantenerse en un sistema hiperactivo. Lo que genera que estés en un ataque constante de tu propio cuerpo.”

Esto quiere decir que las mujeres que se encuentran en altos niveles de estrés, probablemente resientan problemas en el proceso de la ovulación. Una teoría que intenta explicar la causa del fenómeno es que el estrés cambia el “milieu hormonal” del útero, convirtiéndolo en un lugar inhóspito para la implantación.

Por el otro lado, la doctora Lynch pone en relevancia que las mujeres no deben sentirse culpables por estar estresadas; sino que, con esta información, puedan encontrar una oportunidad para trabajar de una mejor manera el estrés, y así aumentar la probabilidad de un embarazo.

En el caso que desees ser una futura mamá, la mejor opción es ir con un médico para conocer y comprender las posibles dificultades de un embarazo. Por mientras, no haría daño tratar de relajarse por cuestiones de salud física y emocional. En cualquier caso, podrías optar por tomar clases de yoga, meditar o ejercitarse durante 30 minutos al día.

¿Ustedes qué hacen para relajarse?