PREPARANDO TU CUERPO PARA EL BEBÉ ALIMENTACIÓN ANTES DEL EMBARAZO

El primer “gran día” para ti, puede ser cuando recibes tu prueba de embarazo positiva, pero en realidad, has estado embarazada durante semanas. Cuando confirmas tu embarazo casi todas las células se han dividido y organizado para comenzar a formar el cerebro, el corazón y algunos otros órganos vitales de tu bebé.

El rápido y constante crecimiento de ese bebé que llevas dentro, demanda una gran cantidad de energía y nutrimentos que provienen tanto de las reservas de tu cuerpo previas al embarazo, como de tu dieta habitual e ingesta diaria.

Según encuestas de nutrición realizadas recientemente, tan sólo el 1% de la población cubre con los requerimientos mínimos de una dieta adecuada, esto significa que la mayoría de las mujeres tienen una dieta deficiente al iniciar su embarazo, lo cual es alarmante, ya que una dieta inadecuada no provee la cantidad apropiada de micronutrimentos esenciales para el bebé como son el hierro, vitamina A, magnesio, zinc, ácido fólico, selenio y vitamina D.

Hasta hace poco se creía que la etapa más importante del embarazo era la segunda mitad del mismo, ya que es cuando el bebé aumenta más su peso.  Sin embargo, existe información que demuestra que la nutrición durante los primeros meses de vida es indispensable para la adecuada formación de los tejidos y órganos del bebé.  Por lo que también es muy importante prepararse para esta primera parte del embarazo.

Si piensas en los nueve meses del embarazo como si fueran un maratón o alguna actividad de resistencia que se le parezca, pues los meses anteriores a la concepción son tu periodo de entrenamiento. En este tiempo debes preparar a tu cuerpo para uno de los eventos más demandantes e increíbles que experimentará.  Para este “maratón” en el cual  tu organismo formará otro maravilloso ser viviente, debes de aumentar tus reservas de nutrimentos  y limpiar tu cuerpo para que de este modo cuando llegue tu bebé, reciba simplemente lo mejor de ti.

Por lo tanto, en esta fase de “entrenamiento” o “pre-embarazo” es recomendable:

  • Toma una taza de agua tibia con el jugo de medio limón en ayunas. Esto te servirá para alcalinizar tu organismo y preparar tu cuerpo para ese bebé que pronto vivirá dentro de ti.
  • Aumentar el consumo de frutas y verduras, ya que éstas te proporcionarán vitaminas y nutrimentos esenciales tanto para ti como para tu hijo.
  • Consumir cereales y granos enteros como quinoa, maíz, arroz integral y chía, ya que la fibra contribuirá a la limpieza de tu organismo.
  • Tomar religiosamente 2 litros (8 vasos) de agua al día, ya que esta ayudará a limpiar tu organismo de toxinas, a hidratarte y así tener una piel más radiante. También el agua te ayudará a aumentar el volumen de la sangre, la cual llevará oxígeno y nutrimentos durante el embarazo tanto a ti como a tu bebé.
  • Reducir el consumo de grasas y azúcares, así como alimentos procesados, para que de ésta manera puedas comer otros alimentos que te aportarán más y mejores nutrimentos.

El futuro de tu bebé comienza desde antes de la concepción, por lo que debes tener una dieta balanceada, realizar actividad física moderada diariamente y tomar ácido fólico por lo menos tres meses antes de concebir.

Tu alimentación antes y durante el embarazo es la herencia que dejarás a tu hijo para el resto de su vida, ya que durante ésta importante etapa de formación del bebé, se programa su salud. Esto es por lo que Mamá Natural recomienda healthON, la clínica más reconocida de Nutrición Integral en México creó el programa “ONmom” en el cuál nutriólogas especializadas en embarazo, lactancia, health coaching, intolerancias alimentarias, medicina biológico-naturista y estilo de vida alcalino, trabajan de la mano contigo creando un plan 100% personalizado a tus necesidades y tus metas, para así lograr alcanzar la mejor versión de ti misma.

 

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email