Alimentemos de amor y autoestima a nuestros pequeños durante las comidas familiares (TRIVIA)

Sabemos que la alimentación es una necesidad básica, sin embargo el acto de comer va más allá de ser básica, ya que además tiene una gran importancia al ser un momento de comunicación, transmisión de cultura y tradición, así como de dar afecto y fortalecer los vínculos familiares.

Se han preguntado ¿por qué muchos de los momentos más importantes de nuestras vidas las vivimos “comiendo”? como por ejemplo: la cena de navidad, la comida del cumpleaños, aniversario o festejo en general… hasta hemos llegado a decir “haremos una comida para festejar”. Esto es porque el compartir los alimentos lo asociamos con una actividad humana que tiene muchos significados emocionales, como es el: convivir, compartir, integrarse, dar y recibir afecto, comunicar y sentirte acompañado con la gente que amas.



Por todo esto y mucho más, debemos de estar consciente que nuestros pequeños no sólo aprenden a comer, también aprenden el hábito de la alimentación, el placer de disfrutarla con la familia, el compartir, respetar, saber esperar, integrarse, saber escuchar y ser escuchado, sentirse valioso para los demás, el explorar sus sentidos, etc.

El como esta hecha la comida, también tiene su significado, más allá que simplemente prepararla, ya que normalmente le agregamos un valor adicional, desde que vamos a un súper a escoger los alimentos, lavarlos, cocinarlos, agregarles condimentos, combinarlos, etc. Es como un ritual, el cual debe de hacerse con amor, con una buena intención, desde ahí la alimentación va cobrando un valor, un significado único.

Para hacer más divertido este ritual y darle el significado que realmente tiene la alimentación, te recomendamos lo siguiente:

* Involucrarlos en la preparación de los alimentos.

* Platicarles que van a comer antes de.

* Nombrar los alimentos.

* En cierta edad, que te acompañen al súper a comprar los alimentos.

* Platicarles el origen de los alimentos.

* Diferenciar entre dulce y salado.

* Jugar con los colores y tamaños de los alimentos.

* Contarles historias familiares sobre las comidas.

Comiendo acompañados los niños comen mejor, además, al comer con otros niños y adultos aprenden y socializan sus conductas, imitan y ven lo que comen los otros, cuánto y cómo.

Así que a nutrir a nuestros pequeños de amor, autoestima, seguridad, afecto, integración, valores, cultura y gozo. Y no olvides disfrutar esos momentos en familia con los productos que MY TOT tiene para tu pequeño.

TRIVIA

Gana un increíble premio de MY TOT contándonos –en los comentarios de esta página– una experiencia divertida a la hora de la comida de la familia. La más divertida o la que más votos tenga será la ganadora. ¿Qué dices? ¿Cuál ha sido la anécdota más divertida que has tenido a la hora de comer con la familia?

My TOT 220x105 (A)