Conoce cómo este hombre recibió 350 días de vacaciones para estar con su hija

Jonathan Dupré, padre de una niña de cinco años con cáncer de riñón, ya no tenía ni un sólo día de vacaciones. Los consumió todos en las visitas al hospital y al médico de Naëlle, su hija. A ella la operaron para extraerle un tumor de 13 centímetros, seguido de 31 semanas de quimioterapia.

Sin embargo, la solidaridad y empatía de sus compañeros de trabajo logró que Jonathan tuviera, a su disposición, 350 días de vacaciones para pasarlos con su hija. Sus compañeros le cedieron sus días de vacaciones para que pudiera cuidar a Naëlle. Fue gracias a su jefe, pues a él se le ocurrió la idea de juntar días de vacaciones de ellos. Faltaba que la dirección de recursos humanos de la empresa aceptara la propuesta, la cual no tuvo problema dado que en 2014, Francia estableció que “los empleados pueden renunciar a sus días de descanso en beneficio de un compañero que tenga un hijo enfermo menor de 20 años”, aunada a la situación en la que el hijo del empleado “tiene una discapacidad o sufrió un accidente grave que requiere cuidados constantes”. Esto le permite, además, que “el empleado beneficiario de los días cedidos recibirá su sueldo completo durante los días que esté ausente”.

Increíble historia de empatía y compañerismo o… ¿tú qué piensas?

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email