Playboy dejará de publicar mujeres desnudas: ¿por qué necesitas saberlo?

 

Playboy, la revista de entretenimiento para adultos más famosa del mundo, dio a conocer hace un par de días una notita que impactó a sus lectores –y allegados–: a partir de ahora sus ediciones dejarán de contener fotografías de mujeres desnudas.

Hugh Hefner, el fundador de la revista, actualmente de 89 años de edad, aceptó la propuesta de su editor en jefe, Cory Jones, de revolucionar tanto la editorial, como la percepción de la sexualidad en EE.UU.

¿Por qué es importante esta noticia para el público de Mamá Natural?

Playboy se fundó en el año de 1953. Se trataba de una revista que, por primera vez en la historia de los EE.UU. –y de América–, se atrevió a publicar fotografías de una mujer desnuda. En esta edición, la ya famosa Marylin Monroe estrenó la portada con poses provocativas y una silueta al descubierto. Ese mes, la revista vendió 54,175 ejemplares a 50 centavos cada uno.

Pb1253

 

Para esa época, sin computadoras ni internet que imposibiliten el acceso a la información, la educación sexual era confusa, desconocida y maldita por los ideales morales del American Way of Life –vida, libertad y búsqueda de felicidad con bases en patrones morales de conducta–. Por tanto el acceso a la pornografía no sólo era inmoral, también era complicado pues había que reciclar una imagen con el apoyo de la creatividad misma. No obstante, la realidad es que desde entonces existía ya una necesidad de imágenes que incitaran al deseo sexual –masculino o femenino–, por lo que facilitar la expansión de dichas imágenes a un público principalmente masculino –y falocéntrico– tuvo un éxito supremo bajo el nombre de Playboy.

La revista se dirigía a un público masculino de entre los 18 y los 80 años de edad; y a pesar de recibir incontables críticas por parte de la Iglesia y otras instituciones moralistas, así como de defensoras del feminismo por objetivar el cuerpo de la mujer para el exclusivo placer de un otro, la revista sobrevivió con notoriedad. Año con año, esta revista se dedicó a publicar fotografías de mujeres famosas y atractivas –para el público masculino–.

Sin embargo, desde la entrada y prevalencia del internet, la venta de la revista bajó de 5.6 millones en 1975 a 800 000 en la actualidad. ¿Qué llevó a esta revista reducir de tal manera sus ventas?

Pensar en la expansión tanto del internet como de la información y, con ello, la diversidad sexual. ¿Para qué consumir una revista con la cual tienes el riesgo de que te cachen y con ello acusarte de depravado sexual? ¿Para qué consumir una revista con las figuras de mujeres que son atractivas pero no forman parte de las fantasías sexuales de uno? ¿Para qué gastar dinero en ver fotografías de mujeres si se puede ver gratuitamente el acto mismo con una variedad en prácticas, posiciones y gustos físicos?

En otras palabras, la llegada del internet destronó al rey de la masculinidad capitalista. ¿O no?

Para Hugh Hefner, si no que para su editor en jefe, el siguiente movimiento en la batalla es… regresar a lo básico.

hugh-hefner-playboy

 

La revista no sólo se trata de mujeres desnudas, también de artículos y textos de escritores, filósofos y celebridades intelectuales, que fomentan la educación, la reflexión y el crecimiento cultural. Por tanto, esta nueva estrategia intenta reeducar a los chicos –en especial los de la generación Y, también llamados Millenials– que tienen acceso fácil a la pornografía y a imágenes desde el click de un teléfono inteligente, y que en consecuencia aprendieron a normalizar el cuerpo, los genitales y las prácticas sexuales sin ningún fin que el morbo ante una imagen explícita de sexo. La idea es reeducar –aunque sea dentro de una especie de machismo capitalista– hacia el erotismo mismo; es decir que a través de la erotización intelectual y mental, se pretende dejar de normalizar las zonas genitales. Se pretende incentivar al deseo sexual a través de la imaginación, las fantasías y el conocimiento, como si se deseara crear a una generación de nuevos seductores que saben de cultura, artes, economía y placer sexual desde su propia fantasía.

Como seres sexuales es importante conocer este tipo de información pues, aunque no leamos la revista, forma parte de nuestra formación y educación en la sexualidad. El retorno a la erotización a través de la mente y las sensaciones, es una manera de asegurar que una salud sexual placentera, plena y libre de violencia –pues la sexualidad misma es la que permitirá un estilo de vida saludable.

Twitter de la autora: @deixismj

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email