TOP: 5 remedios naturales y caseros para la tos

La tos es una manera de mantener la garganta y las vías respiratorias despejadas, sin embargo su exceso puede significar la presencia de una enfermedad o un trastorno. Algunas toses son secas; otras, con flemas o esputo. Pueden comenzar de manera repentina derivado de un resfriado, gripa, infección sinusal, alergias, asma o EPOC (enfisema, bronquitis crónica), consumo de cigarro o tabaquismo pasivo, etcétera.

Cuando uno se vuelve víctima de un episodio de tos, en especial cuando se es un pequeño, es peligroso ya que no se puede detener con nada. E inclusive puede provocar problemas a la hora de dormir y de descansar –generando irritación, cansancio y malestar. Por lo que te compartimos estos remedios naturales para acentuar la tos nocturna:



Té de miel y limón antes de ir a la cama. Este brebaje suavizará las vías respiratorias, liberándolas de mucosas. Además mejorará las defensas con sus propiedades antisépticas y antibacterianas.

Ajo y cebolla (1/2 del primero y un diente del segundo). En un cazo, calienta los ingredientes sumergidos en agua. Filtra y bebe como si fuera un té o una sopa antes de ir a dormir. Agrégale limón al gusto.

Instala un humificador en la recámara. Con este aparato no sólo mejorarás la humedad de la habitación, también evitarás la proliferación de ciertos virus y bacterias.

Cojines adicionales. La tos empeora por la posición del cuerpo, por lo que el para evitar este tipo de situaciones, la cabeza y el torso requieren estar en una posición elevada reduciendo el drenaje de mucosidad hacia la garganta que activa el reflejo de toser.

Elevar la cama. Si no estás cómodo durmiendo con cojines extra, puedes poner unos tacos en las patas de la cama; esto permitirá tener un efecto similar evitando los dolores en el cuello o la espalda.