Ni sola ni acompañada: ¿Qué querrán las mujeres hoy? (II de II)

Tu hija, tu hermana, tu prima o tu mejor amiga está saliendo con otra persona, chica o chico, o está entre dos o tres o más, o más bien no sale con nadie, o sale con varios pero ya ni te menciona nada sobre ello porque, ¿para qué? Si seguramente no va a llegar a nada, si de todos modos ella no está segura de qué es lo que quiere porque la “soltería” parece la verdadera libertad, aunque y también parece la verdadera soledad.

Al platicar con tu hermana, tu hija, tu prima o tu mejor amiga te asegura que está bien y tranquila pero quizás un poquito sola. En otra ocasión asegura que está mal pero libre. Las contradicciones que está viviendo son también las contradicciones que van configurando este momento.



Descendientes de una generación tradicional que creció con la televisión y el teléfono, los treinta y cuarentañeros son la generación puente que va experimentando Ser junto con lo que va siendo Internet, las redes sociales y las nuevas formas digitales de comunicación.

Pareciera que es una generación muy open minded, sin embargo, después corre a afianzarse a una relación “convencional”. Se encuentra cómoda, y de pronto, sale a experimentar para no aburrirse. Casi a la par de como van brotando aplicaciones nuevas, la nueva generación está en el continuo de la experimentación.

Una de mis mejores amigas comenzó a acudir a terapia con David Ramírez. Ella quería entender el modus operandi de sus relaciones, y definir lo que sentía. Me contó algunas revelaciones que, al tener años de conocerla, me parecieron coherentes. Es entonces cuando cité a David para entrevistarlo.

Dale click aquí para leer la parte I

¿Cuál es tu rol como terapeuta?

Ser un puente de realidades en la experiencia, traducir el flujo. Como terapeuta acompaño al paciente en un proceso de búsqueda de individuación y de completarse.

La persona ya no sabe si quiere compartir o no porque está intentando conocerse a sí misma primero, pero nadie recurre a hacerlo hacia dentro. A ser empático consigo mismo.

En medio de todo esto la adicción tiene mucho que ver. Adicción al trabajo, a Internet, a las drogas, al alcohol, a la comida, al sexo, al deporte…

Mi maestro, Carlos de León, me dijo que la adicción más grande que tiene el ser humanos es a reencarnar.

¿Entonces al no poder completarme, estoy buscando en el otro lo que debo buscar en mí?

Un acto desesperado y adictivo de completarme con más personas, con dos, con tres, con diez.

¿Se está privilegiando la cantidad versus la calidad de experiencias sentimentales?

Sin realizar un juicio al respecto de tener múltiples parejas, ¿cuántas veces abres tu corazón? ¿Qué tan conectado está tu corazón con tus genitales?

La gente quiere el rush, el espacio del enamoramiento, porque hay un gozo y un estado parecido a la plenitud; se confunde la descarga con la plenitud. Tampoco hay mucho conocimiento acerca de ese espacio de plenitud que puede ser expandido y no tiene fin.

Además se están buscando relaciones en las que “no duela”.

¿Por eso también hay una frecuencia en el consumo de Tafil, Rivotril, Lexapro, y todo barbitúrico hoy inscrito en una receta?

El dolor es inevitable, el dolor da vida, te hace sentir vivo. El dolor me avisa que estoy enfermo, me avisa que me duele, pero hay un gozo dentro de ese dolor. Sin caer en el sufrimiento, ya que el sufrimiento es una ficción.

W. Reich decía “¿Quieres conocer a una sociedad? Acude a su farmacia”. ¡Están llenas de analgésicos!

En las farmacias mexicanas hay analgésicos y laxantes. Las personas ni sueltan ni quieren sentir dolor.

Reich era uno de los Golden boys de Freud. Fue el único discípulo de Freud que condujo su teoría de la libido hacia una ciencia experimental. En ésa búsqueda tocó premisas e incluso técnicas que más tarde podríamos conectar con el budismo y el taoísmo.

tumblr_nlzy4omEnL1szecero1_1280

¿Cómo comienza alguien a observarse y reconocerse, si nunca lo ha hecho?

Relajándose, deteniéndose en el mundo, teniendo un diálogo interno. Aquí el concepto de compasión es muy importante. La compasión tiene muchos abordajes, pero comulgo personalmente con la cual expresa el budismo; una forma de solidaridad en la finitud de nuestra existencia, la transitoriedad. La impermanencia.

Ahora bien, simultáneamente sucede también (más esporádicamente) pero casi con “cualquier cosa”. Aquí es donde la mediatización inmediata ha sido una gran forma para (empezar a) ir hacia dentro. Por lo menos ahora las personas en sus redes sociales se llenan de buenos deseos, lanzan aforismos y hay una búsqueda.

¿Qué tan real es?

Es poco real. Esta realidad es una fantasía, es una matrix creada. No es que no sea real porque si alguien se avienta desde lo alto de un edificio se puede matar, pero más bien no es la única realidad. Somos muchos los observadores.

Los dispositivos no dan la oportunidad de tocar, la experiencia está también en la piel, sobre todo la experiencia del amor. Las redes sociales han promovido también un entumecimiento en la empatía.

La adicción a la pornografía, por ejemplo, es como haber estado en el acto pero con miles de personas. He aquí un intento de hacer de la “reencarnación” un acto de uso discrecional. Estamos emulando vivir mil vidas y tener mil parejas. Pero se nos está diluyendo la experiencia de recorrer palmo a palmo a una persona, profundizar en ese espacio, escucharla respirar y descubrir a esa persona que también es un microcosmos.

Haces algunas referencias al tantra o tantrismo, una de las tradiciones esotéricas orientales que utiliza el deseo sexual para desarrollar el espíritu, ¿cómo se utiliza en terapia?

Hoy en día existen prácticas del tantra, y otras formas de profundización sexual, sin embargo, la manera en la que se están practicando apenas promueven un desbloqueo.

Necesitamos hacer una diferencia entre el neo-tantra (consecuencia del new age) y las escuelas tántricas y taoístas antiguas.

Si se busca la liberación, requiere una motivación pura, toma tiempo y dedicación. Ya que en el camino abordas temas y aspectos que no habías visto ni entendido sobre tu infancia, sobre tu adolescencia y sobre tus rabias internas; complejos y neurosis.

A lo largo de la historia han existido prácticas tántricas profundas de comunidades en las cuales la sexualidad que todo mundo anhela es fuente y motor energético que expande emociones y genera conciencia. Se busca sostener un alerta, un awareness, que genera un flujo continuo de la atención a la experiencia de la pulsación creadora. Pero se necesita una apertura de ese nivel para entrar en una experiencia así. Motivación impecable y compasión.

Las personas suelen intentar este tipo de iniciaciones “entumeciendo la sensibilidad”, para así ser parte de un grupo y de un crecimiento de este tipo; una acción totalmente contraria a su motivación fundamental.

¿Las redes sociales podrían ser un medio efectivo para conocerte? ¿Hay un método en concreto o cada quien tiene que descubrirlo, y es casi intransferible?

tumblr_ngnojn8c6U1u5g8yao1_500

Facebook, Twitter y todos estos medios están ayudando de la misma manera en la cual están perjudicando. No están promoviendo nada, realmente están promoviéndose a sí mismos, con un interés económico en donde se trata de venderte algo o venderte a alguien.

¿Qué tan buena fue la televisión? Es muy cuestionable. Los pros y las contras son inagotables. No se trata de prohibir o condenar a un medio. Un medio puede ser un gran vehículo y como toda contraposición y conflicto, hay que explorar un lado y el otro. Pero hay un espacio que nunca exploramos y es el que está en medio.

Es el espacio entre dos ideas el que disuelve el conflicto, porque es el espacio donde siento lo que me genera el conflicto. El momento en el que yo me doy cuenta que el conflicto me genera miedo, ira o cualquier otra emoción, entonces ya no hay conflicto.

Todo esto que está pasando, está pasando, no es que sea bueno o malo, está sucediendo y lo congruente es permitirlo y observarlo.

Muchas veces se niega la propia experiencia, lo que estás sintiendo para no sentir dolor, para no sentir el abandono, entonces se recurre a “dejar de hacer eso”, “eso de sentir”.

Se trata de reconocer nuestra verdadera naturaleza, observar y estar en paz con ella. La observación define lo observado.

¿Qué otras prácticas de autoconocimiento podrían ayudarnos?

¿Además de la terapia? Básicamente todo aquello que te permita sistemáticamente (o no sistemáticamente, pero) un estado de atención total. Incluso el yoga, aún cuando lo practiques como deporte, por su propia naturaleza, de pronto en una de esas vas a poner atención consciente al presente, al momento, al ahora. Te vas a relajar y tener presencia. El famoso mindfullness.

¿Cuál sería la garantía de que todo esto está integrado en una forma evolutiva?

Abrir el corazón. Ser honesto. Ser compasivo. Que la experiencia integre y no disocie.

Uno de los nueve estados en la meditación de concentración que se obtienen es la continua renovación de la atención; con cada inhalación y exhalación.

Cuando más te acercas a “estar”, de pronto, menos te empieza interesar poseer a nadie y ya sólo lo disfrutas estar.

¿Ahí está la verdadera reencarnación? ¿La continua metamorfosis?

Creo que esto de la reencarnación es un tema amplio y muy extenso… sin embargo te puedo decir que las cuatro cualidades de la energía en este contexto serían crear y transformar, esconder y revelar. Los secretos ya no son secretos. No nos hace falta información pero tampoco hay un recipiente que la pueda mantener e integrar. Falta fungir como el recipiente, un recipiente flexible y fuerte, el procesador; de esta manera me estoy creando, recreando y co-creando.

Si pudimos coincidir en este espacio se puede coincidir en muchas más cosas.

La gran venerada Shakti, fuente de energía, abre sus ojos y el Universo es absorbido en consciencia pura; los cierra, y el universo se manifiesta dentro de ella. Todo en un parpadeo. Todo en un parpadeo.

Autora: Lucía Treviño