Conoce cómo un médico logró tranquilizar a una pequeña antes de operarla del corazón

Esta historia nos habla acerca de la importancia de la empatía y el amor en los momentos más críticos:

Ella, una niña muy pequeña, temía por lo que podría suceder durante su estancia en el quirófano. Sabía que si no la operaban, su corazón dejaría de funcionar adecuadamente. Sin embargo, el miedo la aprehendía hasta las lágrimas. Él, director adjunto de la sección de Cirugía Cardiovascular del Hospital de la Universidad de Zhejiang, en China, la vio llorar momentos antes de ingresarla a cirugía; así que se acercó, la tomó en sus brazos, la cargó en sus piernas y la tranquilizó viendo juntos caricaturas en su teléfono celular. Sólo de esta manera los enfermeros pudieron administrarle los analgésicos necesarios para poderla llevar al quirófano.



A través de este acto, Shi Zhuo, nuestro héroe de la historia, invita a formar parte de la sensibilidad de los pacientes. Ellos, sin importar su raza, género, edad ni orientación sexual, requieren de un proceso de familiarización y de cercanía. De empatía, dirían algunos; otros, de humanidad.