El método Montessori: una educación diferente

Cuando tenemos hijos en edad preescolar, a los padres nos interesa y preocupa conocer las opciones de educación disponibles para nuestros pequeños. El método Montessori ofrece una educación diferente, pues puede convertirse en un estilo de vida y trasladarse de la escuela a la casa.

La formación de las capacidades básicas de los niños es sumamente importante dentro de los primeros años de vida, no solamente los conocimientos académicos, sino la capacidad de concentración, perseverancia y pensamiento autónomo, así como la habilidad de relacionarse con otros. En el método Montessori todo se centra en el niño. Dentro de los principios Montessori está el respetar el ritmo de crecimiento y aprendizaje del niño y de la niña, para lo cual se ofrecen “ambientes” que apoyan el aprendizaje en lugar de aulas, que contienen objetos reales que se utilizan en la vida cotidiana, a través de los cuales el niño aprende de la vida práctica.



La filosofía Montessori está basada en la observación del niño, en entender sus impulsos y necesidades e intereses para a partir de ellos enseñar al niño. La preparación de cada ambiente facilita que el niño se desarrolle a su propio ritmo, con lo cual logra de manera natural momentos de concentración mayores, enfocándose en formular sus propios conceptos y descubrir los errores a través de la manipulación de material multi sensorial. En el método Montessori existen “guías” en lugar de maestros, quienes actúan como puente entre el material y el niño y solo ofrecen a los niños su acompañamiento, de manera que el niño se introduce a nuevas áreas de aprendizaje mediante su interés principal, pues tiene la libertad de elegir sus materiales, con lo cual se responsabiliza de su elección y así, aprende a devolver los objetos al sitio de donde los tomó, a esperar su turno, a seguir ciertas reglas y límites en su uso.

Los materiales Montessori están diseñados para que el niño siga secuencias lógicas a prueba de error, que le brindan ritmo y seguridad en los resultados de su actividad, en cada ambiente se procura siempre que se aprenda a través de los sentidos, el arte, la práctica y el lenguaje, reforzando siempre los valores, la gracia y la cortesía.

Cuando el niño vive la experiencia Montessori como forma de aprendizaje gana un sentido de perseverancia dada la repetición que requieren las actividades. Las guías Montessori están capacitadas para conocer del desarrollo pisco-senso-motor del niño, de sus diferentes etapas de desarrollo, filosofías y tendencias de educación y uso de los materiales.

Los niños en los ambientes Montessori se desarrollan en comunidad según su etapa de desarrollo: 0-3 años en dónde se trabaja en la auto-construcción y de los 3-6 años en los que se enfoca en el perfeccionamiento para asimilar la realidad (esto en las edades preescolares). En estas comunidades infantiles se replica la vida cotidiana, con lo cual el niño está expuesto de manera natural y orgánica a los desacuerdos, toma de decisiones, toma de riesgos, transición en los cambios, adaptabilidad. 

En Montessori se cuidan y refuerzan valores sociales y emocionales: autoestima, independencia, tolerancia, paciencia, respeto, orden, partiendo de frases como: “El orden externo te proporciona el orden interno” o “Yo soluciono, yo hago, yo puedo”, sin fomentar la competitividad.

Los materiales y ambientes Montessori se enfocan en la belleza, se usa el arte como una materia principal para acercar al niño a la creatividad y a la exploración a través de la libertad creativa, de la música, del movimiento. También se expone al niño al mundo natural, pues se considera que el universo es suficientemente interesante como para agregar la fantasía, de tal manera que el niño pueda conocer de plantas y animales para generar un sentido de responsabilidad y consciencia acerca de los seres vivos y los ciclos de la vida, mediante la enseñanza de la biología y la botánica, generando un énfasis importante en geografía, ciencia y cultura.

Impulso Pedagógico Mexicano es una cadena de guarderías y escuelas Montessori bilingües, para bebés y niños desde los 43 días de nacidos hasta los 6 años de edad. Con 8 centros operando, IPM tiene como objetivo ofrecer  ambientes luminosos, amplios, cuidados y bellos que atienden las necesidades de los niños, donde el adulto actúa como una guía para que el niño encuentre su propio potencial, con enfoque principal para padres que trabajan.

Impulso Pedagógico Mexicano ofrece a su comunidad de familias el concepto de “Escuela para Padres” que explica en forma estructurada el método Montessori, fomentando el acercamiento con madres y padres de familia, facilitando una relación de puertas abiertas para observar y aprender del desarrollo de cada niño, tanto en la escuela como en casa y el servicio de cuidado de niños ligeramente enfermos, denominado backup care, ofreciendo espacios que permiten el cuidado, descanso y observación del niño por un médico. IPM labora en horarios extendidos de 7:00 a.m. a 7:00 p.m., todo el año excepto en días festivos oficiales con esquemas flexibles por horas, días y semanas y ofrece  cursos especiales de semana santa, verano e invierno para apoyar a las familias y padres trabajadores, cumpliendo con los lineamientos de la Asociación Montessori Internacional.

Informes: 55 59559977

www.impulsopedagogico.comIPM 2

info@impulsopedagogico.com