Los juegos en las tablets y teléfonos móviles pueden estar espiando a tus hijos

A lo largo de la introducción de la tecnología en las generaciones más jóvenes se ha puesto en evidencia los posibles riesgos en los que nuestros hijos se pueden encontrar. Desde el grooming, bullying cibernético hasta caer en una línea de víctimas de prostitución. Ahora, de acuerdo con Panda Security, compañía especializada en seguridad informática, parece ser que numerosas aplicaciones carecen de controles de seguridad en la que se recolecta una serie de datos de los menores.

Si bien algunas aplicaciones han funcionado como un aliado para la educación y crianza infantil, la realidad es que casi la mitad de las aplicaciones infantiles demandan datos personales del menor, los cuales son recogidos y compartidos con terceras personas. Por lo que agencias de protección de datos de 29 países y organizaciones internacionales realizaron una investigación en el marco de la Global Privacy Enforcement Network.



En esta investigación se descubrió que el 41 por ciento –casi 1 500 en total– de las aplicaciones y páginas web cuenta con un deficiente nivel de regulación. Es decir que recopila datos personales de sus usuarios, como correo electrónico, número telefónico, fotografías o videos, y los comparte con terceros –por ejemplo, con empresas del sector publicitario–. De hecho, de acuerdo con GPEN, sólo el 24 por ciento de las páginas y aplicaciones promueve que los padres se involucren en el uso que realizan sus hijos; el 71 por ciento dificulta al progenitor la posibilidad de eliminar la cuenta o parte de los datos personales que el menor haya introducido anteriormente.

De modo que, en caso que permitas el uso constante de estos gadgets electrónicos, es importante estar en contacto con los juegos, aplicaciones, páginas web y hasta redes sociales en las que nuestros hijos se ven implicados. Para prevenir situaciones de riesgo, es importante introducirse al mundo cibernético y conocer cuáles son las vulnerabilidades existentes.