¡Bebé de tres meses sobrevive sorprendentemente al virus del herpes!

Cada día más de 1 millón de personas contraen infecciones de transmisión sexual (ITS), quienes se convierten en víctimas de más de 30 bacterias, virus y parásitos que se propagan predominantemente por el contacto sexual (vaginal, anal u oral). Sin embargo hay algunos organismos causantes de ITS que también pueden propagarse por medios no sexuales, tales como transfusiones de productos sanguíneos, transplantes de tejidos, embarazo o parto –especiamente clamidiasis, gonorrea, hepatitis B, VIH, VPH, sífilis y herpes.

Actualmente más de 530 millones de personas son portadoras del virus que provoca el herpes tipo 2 (HSV2), la cual puede tener consecuencias negativas para la salud del portador. Por ejemplo, el herpes oral, una infección cuyos síntomas se activan en labios, boca y encías, es capaz de provocar ampollas pequeñas y dolorosas comúnmente llamadas aftas, fuegos o boqueras en encías, labios, boca, garganta; comezón en los labios o en la piel alrededor de la boca; ardor cerca de los labios o en la zona de la boca; hormigueo cerca de los labios o zona bucal; dolor de garganta; fiebre; inflamación de los ganglios linfáticos; dolor al tragar; etcétera. De hecho, después de la primera infección, el virus se vuelve inactivo (como si se adormeciera) en los tejidos nerviosos del rostro; sin embargo, en algunas ocasiones, el virus se reactiva (se “despierta” ) produciendo los síntomas antes mencionados.



El virus del herpes puede contagiarse si se tiene un contacto íntimo o personal cercano con una persona infectada, toca una lesión de herpes abierta o algo que haya estado en contacto con el virus del herpes (máquinas de afeitar, toallas, platos, etcétera), entre otras actividades diarias regulares. Los síntomas pueden ser leves o graves con una duración de hasta tres semanas, apareciendo frecuentemente en niños entre uno y cinco años de edad.

Para combatir los síntomas, los cuales pueden desencadenarse por cambios hormonales, estar al sol, fiebre o estrés, es indispensable asistir con un médico especialista, quien se encargará de brindar medicamentos antivirales. Estos ayudarán a reducir el dolor y a desaparecer los síntomas más rápidamente – Aciclovir, Famciclovir, Valaciclovir –. También se puede aplicar hielo o un pedazo de tela caliente en las llagas para aliviar el dolor, lavar las ampollas suavemente con agua y jabón contra gérmenes (antiséptico), evitar las bebidas calientes, los alimentos picantes y salados, y los cítricos, hacer gárgaras con agua fría o comer paletas heladas, enjuagarse con agua salada, tomar un analgésico como un paracetamol.

El ejemplo de este caso, en el que afecta a una bebé, es el de Brooke, quien tuvo herpes antes de los tres meses de edad:

12039421_10207097809738910_7379584977565563184_n

 

“Por favor comparta esto con cada nueva mamá y la mujer embarazada que conoces… el herpes labial puede ser fatal para un bebé. Antes de 3 meses de edad el bebé no puede combatir el virus del herpes. Si un bebé lo contrae puede causarle daños en el hígado y el cerebro y conducir a la muerte. Sé que esto suena como que estoy alarmada, pero si mi amigo no me hubiera hablado de este mi niña podría haber estado muy gravemente enferma. Me di cuenta tempranamente de los signos y ahora hemos estado en el hospital en un goteo durante 3 días y nos quedan otros dos. Ella es muy afortunada, todas sus pruebas salieron bien. La moraleja de la historia es, no dejes que nadie bese la boca de tu recién nacido, aunque no parezca que tienen algo. El 85% de la población es portadora del virus. Con todos los que he hablado no habían oído hablar de esto antes, por eso sentía que era importante compartir la historia de Brooke y crear conciencia para que nadie tenga que pasar por lo que pasamos esta semana”. 

enhanced-27291-1443123196-5