¿Beber alcohol durante el embarazo puede afectar el desarrollo del feto?

Durante el embarazo, tanto el hombre como la mujer experimentan una serie de cambios que alteran no sólo el físico o las emociones de ambos implicados, también las actitudes o estilos de vida que llevaba cada uno en el día a día. Se realizan visitas al ginecólogo y obstetra para conocer el estado general del embarazo así como resolver algunas dudas que surgen durante este periodo pero internet no es capaz de responder: ¿se puede tener relaciones sexuales a lo largo de este periodo?, ¿cuáles son los alimentos que se recomienda consumir durante el embarazo?, ¿la mujer puede beber alcohol?, etcétera.

De acuerdo con un estudio presentado en el Día mundial de la sensibilización al síndrome de alcoholización fetal (SAF) y realizado por el Institut national de prévention et d’éducation à la santé (Inpes) y la Mission interministérielle de lutte contre la drogue et les conduites addictives (Mildeca), en Francia, el consumo significativo y regular del alcohol durante el embarazo puede traer ciertas consecuencias en el desarrollo del feto.



Al consumir niveles regulares de alcohol durante el embarazo, éste líquido pasa a la sangre del bebé a través de la placenta. Y desde que el alcohol es tóxico para el feto, puede impactar en su desarrollo provocando el origen de malformaciones de los órganos o de daño cerebral; y en caso que el consumo sea significativo y constante, puede dar lugar al síndrome de alcoholización fetal (o SAF, según sus siglas).

Como principio de precaución, el Inpes y Mildeca invitan a las personas a tomar consciencia de esta situación, previniendo dichas consecuencias con la abstinencia de alcohol durante los nueve meses del embarazo: “Con todo el conocimiento que se tiene al respecto de las consecuencias del alcohol durante este periodo, nadie es capaz de fijar la cantidad exacta del alcohol que no ponga en riesgo al feto en su desarrollo.”

Por ello es indispensable contar con la opinión médica de un especialista profesional –ginecólogo y obstetra– que sea capaz de dar seguimiento al embarazo, apoyando de manera consistente con consejos útiles y efectivos sobre el cuidado general en este intervalo de tiempo. Siguiendo la sabiduría popular, nunca hace daño preguntar –cuántas copas de vino puede ayudar al cuerpo sin poner en riesgo al feto.

Dale click aquí para descubrir lo que un neurólogo pediatra dice al respecto.