TOP: 9 consejos para reducir la grasa del vientre bajo

Esa pancita del vientre bajo que se forma muy en lo profundo de la cavidad abdominal, y desencadena inflamación crónica y un alto riesgo de contraer enfermedades como la diabetes. Esa pancita que es provocada por exceso de estrés, una vida sedentaria y un consumo significativo de alimentos azucarados y grasosos. Esa pancita que está a la altura del ombligo, aquella que es difícil de deshacerse por más dietas que se sigan rigurosamente.

Es verdad que eliminar esa pancita parece ser imposible, sin embargo con la correcta dieta equilibrada, el dominio del estrés y la continuidad del ejercicio físico, es posible convertir esa “grasita” en músculo. A continuación te compartimos nueve consejos para reducir el rollo, los gordos o las lonjas del vientre bajo:



1. Reduce el consumo de calorías, evitando alimentos con niveles altos de grasas saturadas como la comida chatarra. En su lugar, cuando tengas hambre elige alternativas más naturales que contengan fibra y nutrientes saludables para el metabolismo.

2. Pon en práctica algunas técnicas para dominar el estrés, ya que éste libera una hormona que se encarga de almacenar el exceso de grasa en el abdomen bajo. Puede empeorar si no hay una dieta saludable… Por lo que, para mantener los niveles de dicha hormona, elige alimentos con un índice glucémico bajo, como las lentejas, frijoles, chícharos, etcétera.

3. Opta por el té verde para reducir la pancita del vientre bajo, pues éste contiene un componente llamado catechin, el cual acelera el metabolismo. Numerosos estudios han concluido que las personas que beben diario dos tazas de té verde, perdieron 16 veces más grasa del vientre que aquellos que no lo hacían.

4. El ejercicio físico es también una alternativa indispensable para reducir la pancita baja, sino que la más efectiva. Un intervalo de entrenamiento de alta y baja intensidad de cardio ayuda a quemar muchas calorías. Entre los ejercicios que te pueden ayudar a quemar calorías y a reducir algunos centímetros de la cintura es el trotar, correr, caminar y nadar; ejercicios aeróbicos, yoga, pilates, etcétera.

5. Una dieta balanceada hará la diferencia; la cual puede incluir el consumo de frutas con bajos niveles calóricos, vegetales y granos enteros. Asimismo, la limitación a comidas con altos niveles de sodio, azúcar y grasas puede ayudar a este reducir la grasa en esta zona del cuerpo.

6. Tomar mucha agua a lo largo del día puede acelerar el metabolismo, eliminando las toxinas del cuerpo. De hecho, el agua puede ayudar a mantenerte saciado por un periodo prolongado de tiempo, por lo que beber un vaso de agua antes de cada comida puede reducir un poco el apetito (y por tanto, el consumo excesivo de alimentos). También, el agua puede mantenerte activo, reduciendo la ansiedad por bebidas azucaradas.

7. Dormir las horas necesarias para tu cuerpo puede ayudar a reducir la grasa del vientre. Y es que, al no dormir de manera adecuada, el cuerpo libera una hormona llamada ghrelin, la cual desencadena una necesidad por azúcares y grasas, lo cual lleva a su acumulación en el vientre. Recuerda que dormir libera el estrés y refresca tanto mente como cuerpo.

8. Reduce tu consumo de alcohol, pues éste contiene altos niveles de calorías y grasas que se acumulan alrededor de la cintura.

9. Procura no saltarte comidas, y en vez de consumir tres grandes comidas, hazlo con seis pequeñas. También recuerda alimentarte de manera lenta, disfrutando cada mordida –en vez de hacerlo muy rápido–, ya que así te podrás saciar más rápido, evitando comer más de lo que realmente necesitas.