Una niña de ocho años inicia la polémica para legalizar la marihuana en México

Alrededor del cannabis hay un mundo de mitos que afecta el concepto que las personas tienen acerca de esta hierba: por un lado se le considera como una droga que con un consumo excesivo y prolongado trae consecuencias como trastornos mentales y enfermedades fisiológicas –esquizofrenia, psicosis, disminución en la memoria, la atención y la concentración, etcétera–; por otro, es un apoyo terapéutico y médico que no genera dependencia (o adicción) para casos de anorexia, glaucomas, tumores, cáncer, enfermedades del intestino, espasticidad muscular, esclerosis múltiple, epilepsia, síndrome de Tourette, síntomas de ALS (enfermedad de Lou Gehrig), intervenciones quirúrgicas, síntomas de hemodiálisis o quimioterapia, entre otros.

Por tanto, ¿qué tan buena idea es legalizar la marihuana en países como México?



Hemos sido testigos que en países como EE.UU. y Canadá, la legalización de la marihuana no sólo disminuyó el tráfico de drogas, de la corrupción y la prevalencia del narcotráfico, también permitió abrir nuevas investigación alrededor de los múltiples beneficios del cannabis. Sin embargo, el caso en México se complica desde que el conservadurismo y la situación política del país afectan la imagen de esta hierba.

A pesar de todo, padres de familia a lo largo del país han procurado luchar por la legalización de la marihuana. Como es el caso de los padres de Graciela Elizalde Benavides, o Grace, una pequeña de ocho años de edad que padece de ataques de epilepsia, quienes buscan importar legalmente un medicamento con base en el cannabis para tratar a su hija. Esta lucha resultó en la campaña #PorGrace, como una última iniciativa de un movimiento que busca la despenalización de esta hierba en el país.

Desde entonces, en México se han dado a conocer varios casos de niños que sufren de enfermedades similares a las de Grace, lo cual ha motivado a sus respectivos padres a buscar esta sustancia para tratar de aminorar los dolores resentidos. Como por ejemplo, María Paula Acevedo Cardos, quien a sus cinco años de edad sufre 250 convulsiones diarias en Mérida, Yucatán; o Iker, víctima del síndrome de Lennox-Gastaut que le provoca episodios diarios de epilepsia en San Luis Potosí; o Reynolds de Monterrey, Nuevo León, quien sufre de leucodistrofia metacromática la cual ha ido minando sus funciones vitales de cuatro años de edad…

En las diferentes clases sociales mexicanas se ha manifestado la necesidad de legalizar la marihuana, incluyendo políticos, empresarios, médicos, mercaderes, entre otros. ¡Y es que es, en realidad, una necesidad básica para el desarrollo pleno y saludable de cada individuo!

¿Tú estás a favor o en contra de que se legalice la marihuana en México?