Esta es la lección de vida que el presidente Mujica da a tus hijos sobre los huérfanos sirios

Cuando Aylan Kurdi, de tres años, y su hermano Rihan, de cinco, dieron la vuelta al mundo con sus fotografías desgarradoras sobre el mar griego, las personas alrededor del planeta supimos que algo estaba mal en la humanidad. Y quizá ya lo sabíamos, sólo nos hacía falta esa “llamada de atención” que nos obligara realmente a tomar consciencia de las atrocidades que se han realizado en contra de los derechos humanos y la humanidad misma.

Estos dos pequeños fueron el parteaguas necesario para darnos cuenta de la situación en la que los habitantes de Siria se han visto obligados a sobrevivir: padres e hijos separados por la muerte o las barreras físicas, niños huérfanos robando un poco de comida ante la escasez, cientos de ellos muriendo por la desnutrición, enfermedades, guerras y violencia. No podemos ignorarlo. Son eventos de injusticia que han alcanzado redes de información que a diario entran en contacto con nuestros hijos, y que eventualmente ellos se atreverán a preguntarnos o a investigar por su cuenta; así que, ¿qué debemos decirles a ellos?



La realidad está ahí, aquella donde millones de niños y adultos sufren de manera injusta. Y si bien uno, desde la comodidad de un hogar, no puede luchar en carne y huesos contra ello, sí es posible hace algo que lleve a un camino distinto, a un resultado distinto. La respuesta reside en la educación misma a los pequeños, la cual nos permitirá –tanto a ellos como a uno mismo– concientizar acerca de las injusticias humanitarias y la manera en que los valores pueden hacer un cambio trascendental. Un ejemplo a seguir que podemos compartir con nuestros hijos acerca de estas reflexiones es el del presidente uruguayo José “Pepe” Mujica.

Él optó por hacer un cambio, aunque fuera mínimo, ante la situación de riesgo en la que viven los habitantes de Siria: decidió darle asilo en su casa de retiro, “una mansión rodeada de un río y pastizal”, a refugiados por la guerra civil siria. De acuerdo con información de MIC, los niños huérfanos podrán llegar a salvo a principios de septiembre con un pariente (tío, primo o hermano). Si bien el número exacto de los niños que Mujica pretende cobijar aún se desconoce, se sabe que el gobierno uruguayo se hará responsable de todos los gastos realizados.

Esto habla de valores invaluables, como el de la empatía y de la humildad, los cuales se transforman en los regalos más simbólicos para la salud de los seres humanos. No se trata de ganar popularidad a través de la filantropía, sino de brindar apoyo a los necesitados como un regalo de amor que puede salvar y curar heridas que el abandono, la negligencia y la violencia han sido capaces de destruir. Es una educación con base en la paz, que se dedica a admitir a todo ser humano como merecedor de respeto, afecto y cuidado por simplemente ser (sin importar su raza, religión, sexo, orientación o preferencias).

Entonces, ¿qué tipo de educación es la que quieres brindarle a tus hijos: la del desconocimiento o la de la integración con valores humanitarios?