Este es el verdadero cuerpo de una madre tras dar a luz (FOTOS)

Como una persona que no se encuentra en contacto directo con embarazos ni partos ni crianza, puede resultarle sorprendente el cuerpo de una mujer que recién acaba de dar a luz. La lógica, por más absurda que sea, es que cuando sale el bebé del vientre materno, la inflamación de éste disminuye inmediatamente… O eso nos pintan las imágenes de las famosas, cuando la realidad es completamente diferente.

La realidad, al compararla con la ficción de la eterna perfección, puede provocar que una mujer desvalorice su cuerpo con estrías, vientre abultado y exceso de piel. Por esta razón, Julie Bhosale, nutrióloga y madre de Nueva Zelanda, publicó una serie fotográfica que tituló “Mi verdadero cuerpo de postparto” (My Real Postpartum Body”). El objetivo de esta publicación era exponer fotografías personales, pensamientos profundos, palabras de apoyo que resonaran en el alma de otras madres que pasaran por sentimientos de inferioridad por su cuerpo tras un (o varios) partos.



Y es que, ante la presión de regresar a la figura preembarazo, muchas madres comienzan a despreciar la transformación física que requirió tanto el embarazo como el parto. Bhosale explica que ella luchó realmente contra todos los cambios corporales tras dar a luz a su primer hijo: “Al trabajar en la industria de la salud, y ser una experta, sentí demasiada presión en volver a mi cuerpo – y era algo esperado porque yo era esbelta y saludable, por tanto debía de ser fácil. Sin embargo, ¡no fue el caso! ¡y me tomó tiempo lograrlo!”

Sin darnos cuenta, una madre se impone un requerimiento a cumplir: el ser perfecta (y eso incluye, a nivel físico) dentro de las creencias de la cultura en la que habitamos. Ella tiene que luchar contra el: “¿y qué dirán de mí y mi hijx si…?”, provocando que se pierda la confianza en ella misma, en su sabiduría ancestral como madre:

Luché inclusive contra la lactancia, y perdí la confianza en mí misma como mujer y como madre. Pensé que si así me sentía con todo mi conocimiento en nutrición, ¿cómo se sentirán las otras madres? Así que al dar a luz a mi segundo hijo, decidí compartir mi viaje postparto con otros padres. Pensé que podría ayudar a que una madre no se sienta sola. En verdad espero que las madres que lean esto puedan saber cuán hermosas, increíbles y sorprendentes son – por lo que han pasado, por lo que van a pasar y los sacrificios que hacen cada día. Espero empoderar a madres que se toman el tiempo de recuperarse y nutrirse desde el interior hacia el exterior – con buenos alimentos y amor.