¿Para qué sirve el cordón umbilical después del nacimiento del bebé?

El cuerpo humano es sabio realizando toda una serie de funciones para su propio bienestar. Por lo que pone a cada miembro del cuerpo a cumplir el complejo propósito del autocuidado y supervivencia. Como por ejemplo, la fiebre sucede cuando nuestro cuerpo eleva su temperatura para combatir al virus que nos está enfermando.

Desgraciadamente no siempre prestamos atención a la sabiduría de nuestro cuerpo y sus funciones. Desacreditamos el poder o la fuerza de algunos de sus elementos, como el del cordón umbilical.



De hecho, gracias a los avances médicos y tecnológicos, se ha descubierto que más de 80 enfermedades pueden tratarse con terapia celular de la sangre del cordón umbilical, este elemento que se desecha en el 99 por ciento de los partos mundiales. A través de la recolección de las células madres del cordón umbilical, es posible regenerar tejidos, órganos y sistemas del organismo para su conservación.

El cordón umbilical que se forma en el embarazo ayuda al crecimiento y desarrollo del bebé y al momento del parto se vuelve muy importante para la recolección de células madre. Este método de almacenamiento ha procurado tratar enfermedades hematológicas e inmunológicas, genéticas e, inclusive, las que se desarrollan a partir de factores externos; leucemias, anemias, cáncer y tumores malignos. En palabras de la doctora Diana Pier, directora médica del Banco de Cordón Umbilical (BCU) en México explica que:

La práctica de almacenamiento de esta terapia celular, cada vez va en aumento y por lo tanto se asegura el futuro de la calidad de vida de las familias, ya que le han dado importancia a los nutrientes con los que cuenta la sangre del cordón umbilical del bebé.

Gracias a la sangre de las células madre que existen en el tejido del cordón umbilical, el cuerpo recupera su sabiduría en relación con su propio bienestar. En México podemos encontrar a (BCU), Banco de Cordón Umbilical que es un banco de criopreservación de células madre, líder en Latinoamérica, el cual cuenta con 5 laboratorios integrales y tiene presencia en más de 80 ciudades del mundo en países como Estados Unidos, Brasil, Argentina, Colombia y México.