Este artista de tatuajes convirtió unos aparatos ortopédicos en una sonrisa de esta pequeña

Se cree que el tatuaje, del samoano tátau y que significa “marcar o pegar dos veces”, inició en el antiguo Egipto como un ritual de magia y sanación. Sin embargo, con el paso del tiempo y la instauración de la cultura judeocristiana, estos lienzos sobre la piel se convirtieron en sinónimo de herejía y vulgaridad.

Actualmente ha cambiado esta percepción, abriendo reconocimiento a los mejores tatuadores así como al los más filantrópicos. En Mamá Natural hemos hablado anteriormente sobre estos artistas de la piel dedicados a inmortalizar los dibujos de un niño, a tatuar a los padres de una pequeña con marcas de nacimiento como parte de un proceso de autoaceptación, a cubrir las heridas de la mastectomía, entre otros.

Y hoy vamos a dedicar un espacio a Aaron Guillemette, un artista tatuador en Fall River, en Massachusetts (EE.UU.), quien creó un set de diseños de Disney para los aparatos ortopédicos de una pequeña de ocho años de edad.

Hope Laliberte, con su hermana gemela, nació prematuramente con 24 semanas. Y actualmente sufre de una rara epilepsia y parálisis cerebral, por lo que tiene que utilizar aparatos ortopédicos para evitar alguna contractura mayor. De modo que, para brindarle un poco de felicidad, Guillemette decidió tatuar sus aparatos ortopédicos con dos personajes curiosos: dos villanos de películas animadas clásicas, Úrsula de La Sirenita, y Cruel de Vil de 101 dálmatas: “Estoy feliz de estar en esta posición para ayudar a la comunidad. Cuando me acerqué por primera vez a los diseños de Hope, se me ocurrió una idea increíble – especialmente cuando escuché del tema que podría tratase. Hope quería villanos de Disney, no princesas.”

o-HOPE-LALIBERTE-BRACES-570

Fue así que Guillemette pintó los personajes de Disney en papel, lo aplicó en los aparatos ortopédicos de Hope, y empezó la diversión. Los diseños no sólo recrearon a las villanas, también el nombre de Hope (que en inglés, por cierto, significa Esperanza).

¿Qué te parece esta historia?

 

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email