Descubre cómo mejorar la calidad de tu sueño desinfectando tu recámara

El sueño es un proceso importante en nuestra vida diaria. Gracias a él somos capaces de renovar energía física y psíquica que nos ayuda a actuar. Por ello debemos tratar esta actividad con el respeto que merece; es decir, cuidar el templo en donde descansamos y renovamos dicha energía.

La habitación se convierte quizá en esta zona de confort que nos procura el mejor cuidado emocional. Por ello es importante mantenerla limpia para conciliar el sueño de la manera más rápida y efectiva. Y más allá de la limpieza cotidiana, es importante saber desintoxicar la habitación cada seis meses y así formar un ambiente más limpio que mejore la salud diurna.



A continuación, con el apoyo de Ecoosfera, te compartimos algunos tips para limpiar el templo de tu sueño:

Coloca alguna planta para limpiar el aire de la recámara. Al purificarlo, permiten que haya mayor fluidez en el H2O que balancea el medio ambiente. Puedes utilizar el Aloe Vera y, asimismo, abrir un par de horas las ventanas.

Desinfecta tu colchón haciendo una preparación sencilla con bicarbonato de sodio y aceites esenciales. Éstos te ayudarán a eliminar la humedad y los ácaros. Mezcla 1/2 taza de bicarbonato de sodio con doce gotas de aceite esencial (eucalipto, menta o lavanda). Espolvorea el resultado en el colchón y déjalo que actúe al menos una hora, aunque unas tres sería lo mejor. Luego sacude o aspira el polvo del colchón.

Lava las almohadas en una máquina (aunque es mejor que revises con anterioridad la etiqueta), añade algunas gotas de lavanda a la lavadora; y cuando las seques usa un ciclo extra para que queden secas. Recuerda que es necesario hacerlo dos veces al año.