La mezcla de estos químicos en los alimentos pueden desencadenar cáncer

El cancer, esta enfermedad del siglo XXI, ha afectado a alrededor de 14 millones de personas, con un saldo de 8.2 millones de muertes. Se trata de una afectación que puede tener orígenes tanto genéticos como conductuales, de entre los cuales se encuentra el sobrepeso y la obesidad, niveles bajos de frutas y verduras, poca actividad física, abuso en el consumo de tabaco y alcohol, entre otros.

Y de acuerdo con un nuevo estudio publicado en el periódico Carcinogenesis, existe una relación directa entre la exposición continua de 50 químicos usados de manera cotidiana y el desarrollo del cáncer. Esta serie de químicos pueden encontrarse en cosméticos, textiles, comida, plásticos y pinturas.



Tras analizar alrededor de 85 químicos aparentemente no cancerígenos, se encontró que alrededor del 60 por ciento de ellos generaban efectos cancerígenos sólo si se presentaban de manera combinada (aún a niveles bajos de exposición). Esto se debe a que los químicos incluyen nanopartículas de dióxido de titanio, los cuales pueden encontrarse en bloqueadores solares y colorantes de comida, y la acrilamida, usada en alimentos fritos.

Dr. Hemad Yasaei, biólogo cancerólogo de la Brunel University en Londres (Reino Unido), explica que, si bien estos químicos no son tóxicos por sí solos, sus compuestos pueden llevarles a mecanismos asociados al cáncer, como la supresión del sistema inmune:

Estas investigaciones respaldan la idea de que los químicos -llegados a considerar no tóxicos- que pueden combinarse y acumularse en nuestro cuerpo, tienen la capacidad de detonar cáncer. […] Necesitamos enfocarnos más en recursos para investigar el efecto de la exposición con baja dosis de mezclas de químicos en la comida que comemos, en el aire que respiramos y en el agua que bebemos.

Esta exposición a químicos tóxicos puede también desencadenar otro tipo de enfermedades, tales como diabetes, infertilidad, epidemia dermica, entre otras enfermedades. Para más información, puedes dirigirte al siguiente enlace para conocer cuáles son los alimentos “saludables” que realmente dañan a nuestro cuerpo.