¡Cuba se convierte en el primer país en erradicar la transmisión madre-bebé del VIH y sífilis!

Alrededor de 15.5 millones de mujeres son víctimas del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), de entre las cuales 1.4 millones de ellas quedan embarazadas año con año. En 2011, tan sólo el 56 por ciento de ellas llegaron a recibir un tratamiento eficaz (recomendado por la OMS) con el fin de prevenir la transmisión del virus de madre a hijx durante la gestación, parto o lactancia.

Varias organizaciones han tratado de erradicar este problema de salud que afecta tanto a la madre como al bebé. Y, de acuerdo con el reconocimiento oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Cuba ha conseguido cortar con este círculo vicioso que nace del vínculo más vital del ser humano.



En una ceremonia en la sede de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), en Washington (EE.UU.), la OMS entregó a Cuba la primera certificación del mundo que avala que un país ha eliminado la transmisión tanto del VIH como de la sífilis congénita de madre a hijo

Margaret Chan, directora general de la OMS aseguró en la ceremonia que “la eliminación de la transmisión de un virus es uno de los mayores logros posibles en el campo de la salud.”  Y es que, del 45 por ciento posible de transmisión del virus, Cuba logró disminuir este hecho a tan sólo un 1 por ciento al darse retrovirales tanto a la madre como al hijo durante todas las fases en que se puede producir la transmisión.

De acuerdo con la data de la OMS, el número de niños que nacen cada año con VIH, se ha reducido a casi la mitad desde 2009; es decir, de 400 000 a 240 000 en el 2013.

La acción para la salud integral que ha fomentado Cuba, ha dado lugar a una cobertura sanitaria universal y asequible, el cual no sólo brinda atención a caso de VIH/Sida, también a la transmisión maternoinfantil de la sífilis. Cada año, casi un millón de mujeres embarazadas se infectan con sífilis, provocando desde muerte fetal o perinatal hasta infecciones neonata graves.

Para ambos casos, Cuba ha brindado “opciones simples y rentables de detección y tratamiento rentables durante el embarazo”.  Y es que, en palabras de la directora de la OPS, Carissa Étienne:

El éxito de Cuba demuestra que el acceso universal y la cobertura universal de salud son factibles y de hecho son la clave del éxito, incluso en contra de desafíos tan complejos como el VIH. […] Se trata realmente de un servicio público de salud gratuito, accesible regionalizado, integral y sin discriminación, basado en la atención primaria de salud. […] La crisis desatada el año pasado por la epidemia de ébola nos ha demostrado que si tienes un sistema de salud fuerte que está basado en atención primaria y acceso y cobertura sanitaria universales, puedes afrontar cualquier desafío, ya sea un desastre natural o enfermedades contagiosas.

Es importante recalcar que, aunque Cuba es el primer país en recibir esta certificación oficial, existen otros seis países que, de acuerdo con la OPS, también cuentan con las condiciones de ser validados al haber eliminado la transmisión maternoinfantil tanto del VIH como de la sífilis. Entre las cuales, las islas británicas en el Caribe de Anguila y Montserrat, Barbados, Canadá, Estados Unidos y Puerto Rico.

La importancia de este evento reside en el cumplimiento del derecho humano y sexual que exige la salud plena de todos los individuos, gracias a que se puede gozar tanto de la información como de los avances tecnológicos y médicos en relación con la salud sexual (e integral). Al proporcionar tratamiento a las mujeres que dan positivo (tanto al VIH como sífilis) y a sus bebés, se brindan entonces medidas de prevención como el uso de preservativos, educación sexual, entre otros: “El desafío no es solo la prevención, también lo es asegurar el derecho de los niños ya infectados a obtener el mejor tratamiento posible”.