TOP: 13 tips sencillos para poderte embarazar

Es común encontrarse con la creencia de que la infertilidad es un problema de la mujer. Sin embargo, de acuerdo con varias investigaciones, entre el 35 y el 50 por ciento de los casos de infertilidad se derivan a problemas con los espermas. Es importante realizar análisis de semen en caso que él tenga una historia de testículos sin bajar, consumo de esteroides, paperas, etcétera.

Revisa la historia familiar para conocer los factores determinantes de la (in)fertilidad. En caso que tú o tu pareja provengan de una línea familiar con menopausia prematura (antes de los 50), endometriosis, síndrome ovárico poliquístico o fibrosis, es importante consultar el procedimiento del embarazo con el médico.



Elimina el alcohol y el cigarro de tu vida, ya que estos elementos reducen la vida fértil por dos a tres años.

Ten fe en la fertilización In Vitro, el cual es un proceso que cuenta con un 40 y 50 por ciento de probabilidad por cada ciclo. Olvida el mito de que IV no funciona la primera vez, ya que la mitad de los bebés IV se generan durante el primer ciclo.

Presta atención a las infecciones, y en especial al uso de antibióticos. La incidencia de las Infecciones de Transmisión Sexual ha ido en aumento, en especial en casos de la pareja; como por ejemplo, la clamidia. Háganse pruebas para asegurarse estar bien, por salud y autocuidado.

Limpia tu medio ambiente de toxinas que impactan negativamente a la fertilidad tanto del hombre como de la mujer. Por ejemplo, plásticos o empaques con BPA, el cual es un interruptor endócrino que inhibe la producción de espermas así como de su calidad.

Procura mantenerte calmadx, ya que el estrés es un inhibidor del óptimo funcionamiento del sistema sexual. Existen métodos para reducir la frustración, la fatiga y el estrés de nuestras vidas. Por ejemplo, la meditación.

Ignora las opiniones de los demás, ya que los casos, circunstancias y personas son diferentes. Necesitarás estar más en contacto contigo, tu pareja y sus respectivos inconscientes.

Trae a consciencia el funcionamiento de tu sistema inmunológico, el cual puede en ocasiones prevenir los embarazos como un método de protección. Valdrá la pena acercarte a un médico especialista.

Nunca es muy pronto para tomar multivitaminas prenatales y ácido fólico, en dosis equilibradas. Éstas se encargan de mejorar la ovulación y de disminuir el riesgo de aborto.

Empieza por alcanzar un peso saludable, ya que el sobrepeso o el bajopeso desregula la ovulación así como reduce la calidad de los espermas. 

Evita las grasas trans, es decir las grasas que intoxican al cuerpo y afectan al óptimo funcionamiento del sistema reproductivo, influyendo en la incidencia de infertilidad, endometriosis, abortos, reducción de espermas y preeclampsia.

El consumo de la carne roja disminuye el conteo de espermas; mientras que el salmón, fomenta la producción de éstos.

Fuente: The Telegraph