Los microbios son un factor influyente en el temperamento de los niños, estudio afirma

En artículos pasados hablamos acerca de la importancia del ecosistema bacteriano del tracto gastrointestinal, el cual brinda un balance en la salud integral de la persona. De lo contrario, en caso que haya una irregularidad bacteriológica, el cuerpo del individuo probablemente será víctima de cambios dolorosos o incómodos. E incluso, el mismo estado de ánimo.

De acuerdo con un estudio realizado por el Dr. Michael Bailey, asociado de pediatría en The Ohio State University, el ecosistema de microbios que viven en nuestro estómago también puede influir en el temperamento de lxs niñxs. A pesar de que aún no se sabe con exactitud cómo estos dos factores están involucrados de manera directa, se descubrió que existe una influencia entre el cerebro y el estómago.



Para el estudio los investigadores examinaron diferentes tipos de genéticas y de bacterias en las heces fecales de 41 niños y 36 niñas entre 18 y 27 meses, así como la conducta de las madres en relación con los patrones alimenticios y el temperamento de lxs pequeñxs. Fue así que los investigadores descubrieron que los niños descritos como extrovertidos tendían a presentar más diversidad bacteriológica en sus estómagos.

Estamos al principio de un gran descubrimiento donde los microbios del estómago tienen un impacto en el cerebro y en la conducta. Hasta que descubramos la clave de esto, y los mecanismos en que funcionan, podremos encontrar una manera confiable de predecir cómo los cambios en la dieta, cambian el microbioma, e impacta en la conducta del pequeño.

Aunque es necesario una investigación más profunda, este estudio permite abrir la puerta a un nuevo enfoque, donde se presta atención a la conducta de los infantes: “Una vez que el estudio se replique, se podrá establecer cómo las diferencias en la composición microbiótica son factores causales de las diferencias conductuales.”