La ausencia de sol se convierte en un factor influyente en la miopía

En los últimos años, la ciencia se ha encargado de identificar los múltiples beneficios de los rayos del sol en el cuerpo humano. La data arroja que la presencia significativa de este astro ancestral brinda la regulación corporal de un individuo, optimizando varias de sus funciones fisiológicas y psicológicas. Por ejemplo, tomar pequeños baños de sol reduce la incidencia de enfermedades cardiovasculares, de diabetes, cáncer, Parkinson, entre otros; de partos prematuros o complicaciones en general durante el embarazo; etcétera.

Hoy por hoy, se ha asociado la presencia del sol con la reducción de problemas visuales – principalmente de la miopía. Los investigadores consideran que las nuevas generaciones presentan estos cuadros clínicos debido a la costumbre de realizar numerosas actividades dentro de cuatro paredes.



Durante un siglo hemos investigado los efectos negativos de la lectura y el estudio prolongado sobre la visión a una distancia corta. Esto ha generado una creencia común de que pasar tiempo excesivo frente a una pantalla o un libro, puede empeorar la vista de una persona. […] Y varios estudios han demostrado que la falta de la luz del día puede ser la principal razón de que los niños presenten cuadros de miopía.

De acuerdo con los expertos de Beijing Institute of Ophthalmology, en el Hospital Tongren en Beijing (China), en un grupo de niñxs quienes equilibraron la presencia en el interior y en el exterior, se redujo el 23 por ciento de la miopía.

Para comprender el papel importante de la exposición a los rayos de sol o el del balance entre ambientes internos-externos para el desarrollo de la miopía, es indispensable continuar realizando estudios. Sin embargo, la evidencia prueba que el astro rey tiene una incontable serie de beneficios para el cuerpo humano.

Fotografía principal: Optiwow