Método Montessori: una opción diferente.

Siendo mamá de niños en edad preescolar me interesa conocer las opciones de educación que existen disponibles, sobre todo porque se trata de un período sensible de aprendizaje en el niño y porque las mamás y papás que trabajamos necesitamos cierto apoyo para el cuidado de nuestros hijos.

Así, me encontré con el método Montessori, una educación diferente que se puede incorporar en el estilo de vida y trasladar de la escuela a la casa.  En Montessori no se considera que existen aulas o salones para aprender, sino “ambientes” que fomentan los intereses de los niños en sus diferentes etapas de desarrollo durante su primera infancia. Respetando el ritmo de cada niño se cuidan y desarrollan las necesidades específicas y sensibles de cada uno a través de los sentidos para llegar a la mente inconsciente.



 

La filosofía Montessori está basada en la observación del niño, para entender sus impulsos, necesidades e intereses para llegar a la enseñanza. La preparación del ambiente facilita que el niño se desarrolle a su propio ritmo al lograr momentos de concentración mayores al responsabilizarse de la elección de materiales que están a su disposición. Los materiales disponibles enseñan al niño a respetar su uso, a esperar su turno, en un ambiente de libertad dentro de ciertos límites y reglas establecidos para la convivencia grupal.