¿Qué es lo que dice la ciencia de ser mamá?

– De acuerdo con un estudio de la Universidad de Illinois, EE.UU., lxs conductores adolescentes tienden a ser más precavidxs cuando sus madres se encuentran con ellxs debido a una alteración en la actividad cerebral. Parece ser que, tras realizar una pequeña prueba de manejo a 25 adolescentes, 55 por ciento de ellxs correrían al ver la luz amarilla del semáforo, y 45 por ciento se detendría al verla. Además, cuando el conductor se encuentra solo, el escaneo cerebral muestra una mayor actividad en la zona límbica del cerebro, lo cual produce una alta dosis de norepinefrina (adrenalina).

– Una investigación publicada en el Journal of Marriage and Family explica que el tiempo de calidad entre padres e hijxs requiere de un doble esfuerzo cuando lxs segundxs entran a la adolescencia. Más allá del tiempo, la calidad de éste es el que hará la gran diferencia; en otras palabras, en lo cálida y afectiva que es la madre.



– El estudio de Brigham y de Women’s Hospital en Boston, EE.UU., sugiere que tanto la voz como el latido del corazón de la madre son capaces de optimizar el desarrollo cerebral del feto. Tras estudiar el desarrollo de 40 bebés prematuros, quienes pasaron solos su tiempo en la incubadora y escuchaban el sonido de sus madres a través de audífonos, se descubrió que lxs pequeñxs tenían un desarrollo óptimo de la corteza cerebral.

– Los investigadores de la Universidad de Missouri, en EE.UU., explican que lxs niñxs tienden a ser más afectivxs si ellas respetan su autonomía (y por tanto, evitan controlarlos demasiado): “Encontramos que las mamás que apoyaron la autonomía de sus hijos fueron mejor recibidas por sus hijos que aquellas quienes fueron más directivas.”

– Lxs niñxs empiezan a aprender lo que es el miedo al observar las reacciones de su madre así como de sus olores. De acuerdo con la investigación de Proceedings of the National Academy of Sciences, los investigadores reportaron que la madre le enseña a su hijo a temer antes de experimentarlo por su propia cuenta.

– Un estudio en la Universidad de Michigan y en la Pontificia Universidad Católica de Chile demostró que lxs niñxs que suelen hablar con su madre sobre matemáticas durante las comidas, tienden a desarrollar mejor sus habilidades matemáticas.

Fuente: Smithsonian

Fotografía principal: Ufunk