Recomiendan agregar una dosis extra al día de leche orgánica

En los últimos años la comida orgánica se ha convertido en la mejor compañera de una dieta balanceada y saludable. Sus beneficios, derivados de la ausencia de químicos nocivos de los insecticidas y de los OGM (organismos genéticamente modificados), liberan al cuerpo de toxinas que eventualmente pueden desencadenar enfermedades como cáncer, enfermedades cardiovasculares y endócrinas (hormonales), infertilidad, malformaciones, etcétera.

La data arroja que, al menos, la leche orgánica cuenta con mayores beneficios en la salud dado que presenta un nivel superior del ácido graso omega-3, vitamina E y beta-carotina. Sin embargo, un estudio reciente de la Reading University (Reino Unido), descubrió que la leche orgánica cuenta con un tercio menos de yodo que la leche regular, lo cual puede provocar implicaciones serias en la salud.

En comparación con la leche convencional, la leche orgánica contiene menos cantidad de yodo, mineral que es esencial para el funcionamiento adecuado del metabolismo y el desarrollo óptimo del cerebro en los primeros años de vida (incluyendo en la etapa del embarazo). De hecho, varias investigaciones demostraron que existe una correlación entre mujeres embarazadas con deficiencias de yodo y sus hijos con un nivel reducido de CI (coeficiente intelectual).

Algunas consecuencias de la deficiencia del yodo pueden ser el sonambulismo, la inflamación anormal en la glándula de la tiroides, un pobre desarrollo en la zona cortical del cerebro (lo cual afecta en el desarrollo del pensamiento concreto y abstracto), etcétera. Catherine Collins, del British Dietetic Association explica que el yodo es un componente esencial para la constitución de la tiroxina, la hormona maestra que controla todo el proceso metabólico: “La tiroxina no puede producirse sin el apoyo del yodo. Los niveles bajos de tiroxina se encuentran asociados con el sobrepeso y un metabolismo deficiente.”

De acuerdo con Ian Givens, autor de la investigación, la leche contribuye al 40 por ciento del consumo del yodo; en consecuencia, este alimento tiene un impacto significativo en la salud de un individuo. En especial si se encuentra en pleno desarrollo como lxs niñxs y lxs adolescentes. ¿Qué pasa si la leche que consumen no contiene la cantidad significativa de yodo para su beneficio?

Los investigadores invitan a continuar bebiendo leche orgánica (e incluso, agregar una dosis extra al día), acompañada con una dieta saludable con alimentos cuyos componentes suplan los niveles de yodo, como el pescado; asimismo, consumir multivitaminas que puedan brindar los nutrientes necesarios al cuerpo.

Fotografía principal: The Huffington Post

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email