Una dosis diaria de yogurt para controlar los síntomas de alergias al polen

En los últimos años, investigaciones médicas han encontrado una serie de beneficios en la salud de los productos probióticos, tales como el yogurt, el queso y hasta el vino tinto. Al descubrir la injerencia que tiene el ecosistema de bacterias y microbios en diversos padecimientos, se estableció entonces la importancia del equilibrio entre las diferentes familias de las bacterias para el bienestar global (aunque principalmente el digestivo) de los humanos.

De hecho, los datos han arrojado que el aumento de bacterias sanas puede resultar en un beneficio secundario derivado de los alimentos probióticos (especialmente los productos lácteos fermentados). Sin estas bacterias sanas, el cuerpo se encuentra vulnerable para atacar a alergénicos (ubicados en polvo, pelos o polen) que afectan a la salud del cuerpo. Un ejemplo de estos beneficios puede ser la prevención de los síntomas de la alergia al polen (fiebre de heno, estornudos y picazón o irritación en los ojos), inflamación, dermatitis, síndrome de intestinos irritables, etcétera.

Tras revisar 23 estudios sobre 1 900 voluntarios, los investigadores de Vanderbilt University School of Medicine, en Reino Unido, encontraron que los probióticos pueden suspender la severidad de los síntomas, en comparación con el efecto de un placebo. De acuerdo con sus datos, bastaría con consumir un una dosis diaria de yogurt para disminuir y controlar la alergia al polen (a cualquier edad).

Sin embargo, es importante comprender que los probióticos no sustituyen a la efectividad de los tratamientos médicos que requieren atención urgente. Los investigadores explican que estos alimentos tienen el potencial de alterar la severidad de la enfermedad, así como sus síntomas y la calidad de vida del paciente con rinitis alérgica (fiebre de heno), pero no se trata de la cura total de la enfermedad:

Mucho del papel principal de los probióticos en la reacción corporal humana aún continúa por desconocerse, por lo que es necesario continuar haciendo estudios traslacionales para clarificar los efectos específicos de estos alimentos.

Fotografía principal: Tumblr

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email