La intimidad emocional con la pareja reduce el dolor del parto

La intimidad emocional con la pareja reduce el dolor del parto. Tras nueve meses de esperar, por fin llega la hora de dar a luz… Y a pesar de la belleza que este acto puede simbolizar, también se encuentra popularmente asociado con un proceso de dolor y pánico excesivo…

De acuerdo con un estudio publicado en Social Cognitive and Affective Neuroscience, el dolor experimentado tiene su origen en la presencia displacentera de la pareja; la cual puede generarse debido a un vínculo carente de intimidad, empatía y sensación de apoyo. 



A lo largo de la observación de 39 parejas heterosexuales, los investigadores descubrieron que la calidad de vínculo amoroso tenía un efecto significativo en la sensibilidad al dolor durante el parto. Es decir que las mujeres del grupo de control quienes evadían la intimidad en sus relaciones, sintieron más dolor durante el parto con sus parejas presentes, que sus coetáneas con un vínculo más cercano en las mismas circunstancias.

En conclusión, la calidad tanto de un embarazo como de un parto es directamente proporcional a la calidad del vínculo amoroso en que la pareja y unx son capaces de fundar. Ya que serán este apoyo e intimidad los ingredientes secretos que fundamentarán la nueva familia con base en el respeto y amor.

Si tienes pareja y le pides que te acompañe al nacimiento del bebé, pasar momentos de intimidad a solas durante el trabajo de parto puede ser una medida efectiva contra las molestias e incomodidades de parir, la intimidad en este sentido implica besos, abrazos, palabras de amor, estar en complicidad, compartir sus emociones…