¿Sabías que compartir la risa tiene el poder de establecer vínculos más íntimos?

Cuando en la película Who Framed Roger Rabbit? (1988), le preguntan a Jessica Rabbit la razón principal por la cual se enamoró de Roger Rabbit, ella responde sinceramente “[p]orque me hace reír”. A pesar de que la respuesta parece insignificante o insulsa, la risa sincrónica puede ser realmente una de las vías más poderosas para establecer intimidad entre dos individuos…

La principal causa de esta intimidad generada por la risa son las neuronas espejo, las cuales nos permiten reflejarnos en las emociones de los demás y así experimentar lo que narrativamente se le llama empatía, somos capaces de establecer vínculos con otras personas a través de la risa. De hecho, según una investigación publicada en Human Nature, la risa tiene el poder de establecer una intimidad más profunda.

laughing

Alan Gray, el director del estudio del Colegio Universitario de Londres, explica que la risa libera grandes dosis de endorfinas en el cerebro, favoreciendo el estado de euforia y superación de inhibiciones. No obstante, no se trata de cualquier risa, sino específicamente de la risa compartida ya sea debido por alguna película cómica, un evento sorpresivo y chistoso, anécdotas divertidas, etcétera.

La investigación se llevó a cabo al dividir 112 estudiantes en cuatro grupos, a los cuales se les presentaron tres largometrajes de distintos géneros: al primero, comedia; al segundo, un documental de la naturaleza; al tercer, un video a aprender a jugar golf. Los voluntarios tenían la instrucción de permanecer en silencio durante la proyección (aunque, eso sí, podían reír si querían). Tras unas preguntas sobre el estado de ánimo después de la película, los voluntarios escribieron un mensaje con información personal dirigido a otro participante a fin de entablar una relación más íntima.

 

laughing-baby

En la evaluación de los textos se concluyó que los mensajes del primer grupo, aquel de la película cómica cuyos integrantes habían compartido risas, presentaban un contenido que revelaba más intimidades que los de otro grupo. Y aunque el autor de la nota no era consciente de ello, el receptor percibía esta apertura como un indicio de intimidad.

De modo que, el simple hecho de compartir una risa puede convertirse en el antídoto para liberarnos de las barreras del pasado y comprometernos al bienestar integral de nuestro presente y futuro. En especial si se trata de una relación de pareja, donde el fin hedonista permite establecer un vínculo de respeto, cuidado, amor, intimidad, belleza y compromiso. Finalmente, ¿qué cuesta reírse un poco con una persona por quien sentimos algo especial?

 

Redacción

Redacción

Comparte el artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email