The Unique Connection, el asombroso amor entre una madre y su hijo no tiene fronteras (VIDEO)

¿Cómo se podría definir la forma del amor?

No podemos moldearlo a nuestros gustos ni colocarlo en un baúl como medida de protección. No podemos comerlo ni escuchar atentamente sus diferentes tonalidades. No podemos observarlo como si fuera una obra de arte de gran valor.



Sin embargo, podemos sentir, al interior de nuestro cuerpo, la calidez del amor que altera la rapidez de nuestra sangre y que nos hace tomar los riesgos más aventurados que nos hayamos imaginado. Podemos aspirar el aroma o escuchar el tono de la voz de aquella persona amada. Podemos pasar horas viendo y admirando a ese ser especial.

Esta paradoja humana es la que permite, en realidad, trascender nuestras emociones más intensas como un proceso de sanación, de purificación, de comprensión y de totalidad. Se trata de la vía más pura de empatía y asertividad, donde la unión se basa en la diferenciación y en la intimidad. Su origen viene de una cadena de expresiones subjetivas acerca de la definición propia del amor. ¿Cómo nos enseñaron a expresar y a sentir el amor?

Nuestra figura madre o padre (aquellos seres que se encargaron de cuidarnos, brindarnos apoyo y guía) fueron quienes implementaron esta plantilla del amor. A través de las sensaciones básicas, nos enseñaron a identificar y a expresar amor, y quizá no hay amor más profundo que el de una figura madre/padre y de sus hijxs. La conexión única: